Empleo e inclusión, reivindicaciones en el Día del Síndrome de Down

Acto institucional en el Ayuntamiento de Valladolid para apoyar a estos ciudadanos y su lucha para tener plenos derechos y obligaciones

Puente y Velázquez junto a Álvarez y Orejón en el Ayuntamiento.

El Síndrome Down es una alteración genética que ocurre en una de cada 1.300 personas nacidas en España y que se da en todos los países del mundo. Por eso el Día Mundial que se celebra este 21 de marzo es importante para reivindicar la normalización de estos ciudadanos y la inclusión en el mercado laboral y en todos los ámbitos de la vida.

El alcalde, Óscar Puente, ha destacado en el acto institucional celebrado en el Ayuntamiento, que “hay que recordar en ocasiones como esta que la diferencia no significa nunca inferioridad, tenemos que tener eso presente y recordar ejemplos como el de Ángela Bachiller, que fue concejala en la legislatura pasada, y el de tantas otras personas con síndrome de Down que son ejemplos en la vida diaria, en la universidad o en cualquier otro ámbito”.

El presidente de Down Valladolid, Manuel Velázquez, ha explicado que este Día Mundial “sirve para reivindicar los tres grandes objetivos que perseguimos, concienciar sobre la situación de las personas con síndrome de Down porque no queremos reconocimientos piadosos sino respeto a estas personas y a sus capacidades; el segundo reto es el del empleo, lograr la máxima inclusión posible y que sea un ejemplo de normalidad; y también que todo ello derive en que puedan vivir de manera independiente, con ayuda pero tomando sus propias decisiones, con autonomía, ese es el reto final, lograr la inclusión en todos los ámbitos de la vida”.

La asociación cuenta en Valladolid con 70 familias. Velázquez ha apuntado que, a nivel nacional, “aproximadamente el 5 por ciento de las personas con Down tienen un trabajo, hemos avanzado mucho pero aún queda un largo camino por recorrer”.

El acto ha concluido con la lectura de un manifiesto a cargo de Camino Álvarez y Miriam Orejón, que padecen esta alteración genética.

Hoy es el Día Mundial del Síndrome de Down, una alteración genética que ocurre en una de cada 1300 personas nacidas en España, se da en todos los países del mundo.
Este día es muy importante para las 34.000 personas que tenemos síndrome de Down y que vivimos en nuestro país y estamos orgullosos de que este Ayuntamiento, el de todos los vallisoletanos, nos haya abierto sus puertas para hablar como ciudadanos de pleno derecho.
Yo soy una persona con síndrome de Down y no puedo y no quiero ocultarlo, pero tampoco me avergüenzo de ello. No me impide vivir mi vida. Sólo quiero que me acepten tal y como soy, una joven, sincera, valiente, trabajadora, responsable y buena persona.
Tener síndrome de Down no es una suerte, pero tampoco es una desgracia. Somos distintos, pero no inferiores. Podemos ser nosotros mismos, ser felices, amar y ser amados, y ser útiles para nosotros y para nuestra sociedad.
Quiero aprovechar este día y este lugar para que se oiga nuestra voz. Pido ser un ciudadano más, con sus derechos y también con sus obligaciones.
Queremos que nos dejéis tomar nuestras propias decisiones y que nos apoyéis cuando lo necesitemos.
Queremos que se nos reconozcan nuestras capacidades.
Queremos estudiar con nuestros compañeros con y sin discapacidad,

Queremos un puesto de trabajo y ganarnos la vida como los demás. Queremos ser periodistas, camareras, secretarias.

Queremos vivir de la forma más independiente posible, elegir nuestro piso, nuestros compañeros,

A la sociedad le cuesta entender que tenemos deseos, sueños y metas como las demás personas. Cuando tengáis la oportunidad de hablar con alguien como yo averiguar acerca de sus deseos, de sus proyectos, de sus objetivos… veréis que todos compartimos sueños igaules….

Hoy es el Día Mundial del síndrome de Down. Levantamos nuestra voz para decir que queremos vivir nuestra vida, porque podemos, porque queremos, y porque tenemos el derecho de hacerlo.

No hay comentarios

Dejar respuesta