Cuestión de fe

El Pucela ha dormido esta noche a un punto de los puestos de Playoff y a seis de los de ascenso directo

El Real Valladolid vuelve a soñar con el ascenso. Fotografía: LFP.

El triunfo ante la Unión Deportiva Llagostera por 3-0 jugando bien al fútbol y sin dar ningún tipo de posibilidad al rival, sirve para que la gente vuelva a creer después de que hayan pasado exactamente quince días desde que el equipo quedara con el encefalograma plano tras el mazazo en Zorrilla y ante el Huesca.

Dicen que la fe mueve montañas y en esta semana de pasión, fe y magia en una ciudad como Valladolid que vive la Semana Santa con los cinco sentidos, esta afirmación cobra relevancia, más aún si la asociamos a un Real Valladolid que parece que en apenas quince días se ha transformado y ha pasado de estar muerto (deportivamente hablando) a volver a pensar en el ascenso.

El choque de ayer ante la Unión Deportiva Llagostera, si bien no permite sacar conclusiones sumamente tenaces o dotadas de consistencia (debido a la entidad del rival) sirven para poner en conocimiento de toda la Liga Adelante que el Pucela está aquí de nuevo, que ha resucitado y que promete dar guerra de aquí al final de temporada.

Ante el conjunto de Oriol Alsina, el cuadro local firmó un partido sobrio en defensa, con gran mérito esto por las bajas sensibles que arrastraba, y contundente en ataque gracias a dos hombres como Roger y Rennella completamente acoplados ya y que pueden valer por un ascenso.

Bajo un aguacero tremendo, Zorrilla vibró, disfrutó y volvió a hacer la ola muchos meses después gracias a un equipo que es otro tras pasar por encima del Real Oviedo. La escuadra de Miguel Ángel Portugal ha dormido a solo un punto de los puestos de Playoff y a seis de los de ascenso directo.

La gente vuelve a creer en el equipo a falta de doce jornadas para el final de la Liga y después de ver al equipo prácticamente K.O. en ese choque de infausto recuerdo contra el Huesca. Ya lo dijo aquel “el fútbol es un estado de ánimo” sí, y también una cuestión de fe.

No hay comentarios

Dejar respuesta