Victoria bajo la lluvia para mirar de cerca al ascenso

El Real Valladolid se deshizo de la Unió Esportiva Llagostera por un 3-0 que permite a los de Miguel Ángel Portugal mirar de cerca a los puestos que dan acceso a la liguilla de ascenso a la Liga BBVA.

Roger celebra el primer gol. (Foto: La Liga).

Partido trampa el que se le presentaba al Real Valladolid contra el Llagostera, por recibir al penúltimo de la Liga Adelante, pero que llegaba en buena dinámica, y porque presentaba una zaga defensiva de circunstancias debido a las lesiones.

Tras los primeros minutos de tanteo, el Real Valladolid comenzó poco a poco a hacerse con el dominio del esférico y a jugar en el campo del Llagostera. Pero no fue con el balón en movimiento sino en un saque de esquina como llegó la primera ocasión clara para los de Portugal con un remate de Roger que se escapó rozando el palo que defendía René.

Ese mayor control del balón obligaba al Llagostera a replegarse con mayor rapidez y a salir a la contra con ansias de hacer daño a la novedosa zaga local, que en los primeros compases del encuentro estuvo colocada y atenta a los posibles espacios en las bandas. Y precisamente por las bandas, concretamente por la izquierda, es donde el Real Valladolid volcaba el peso de su ataque.

Mojica, muy insistente con su regate en carrera, puso en aprietos a Masó, que se condicionó rápido con una amarilla al llegar tarde a un balón con el colombiano. A pesar de ese mando, al Real Valladolid le costaba hilvanar juego de continuidad cuando llegaba a tres cuartos de campo. Así, las ocasiones claras brillaban por su ausencia.

El partido se adormecía y Mojica era de los pocos que le aportaba algo de picante, siempre en constante movimiento. Así llegó el primer gol. Una galopada de Mojica por la banda izquierda y un centro excepcional desde la banda izquierda, dejó a Roger solo a la espalda de Escassi. El delantero de Torrent solo tuvo que estirarse para perforar la portería de René.

Tras el gol, el partido entró en un terreno de guerra abierta con los ánimos caldeados. Ese ambiente contagió a Borja, que pudo ver la roja por una patada a Juanjo cuando el balón estaba detenido. No obstante, el doble pivote formado por Tiba y Borja estaba controlando a la perfección la medular, compaginando bien las tareas defensivas con la distribución de Tiba.

De nuevo Mojica casi hace el segundo con un disparo al que imprimió demasiada potencia y se fue muy alto tras una jugada de contraataque bien llevada por el conjunto castellano.

El final más esperado

Tras el descanso, el Llagostera llegó con peligro en la primera jugada del partido en un remate del recién entrado Edu Oriol tras un centro de Natalio desde la banda derecha que se paseó por toda la frontal del área buscando el palo derecho de Kepa. Este inicio también se tradujo en un posible penalti en las carnes de Villar cuando encaraba la portería de René.

El partido se animó, al igual que lo hicieron las nubes descargando agua sobre el maltrecho césped de Zorrilla, y Rennella estuvo a punto de aumentar la ventaja con un disparo desde la frontal del área al que respondió bien el portero del Llagostera con una estirada abajo. El italiano fue de gran ayuda en la construcción del juego de los blanquivioletas, siempre ofreciendo apoyos para salir por las bandas y darle velocidad al balón.

A medida que avanzaba la segunda mitad el Llagostera fue robándole el protagonismo del partido al Real Valladolid, que empezó a guarecerse atrás y a basar más su ataque en las contras. Pero fue a balón parado como llegó la tranquilidad casi total a la grada a falta de poco menos de veinte minutos del final. Un saque de esquina de Renella acabó en el fondo de las mallas de manera directa ante la pasividad de René, que no pudo pararla ante la presencia de Villar en el primer palo.

Tras el gol el Real Valladolid gozó de claras oportunidades en las botas de Rodri o en un remate involuntario de Escassi al que respondió bien René. Una vez pasado el frenesí no fue hasta el último minuto del encuentro cuando Rennella hizo otra diana en un rechace tras el remate de Rodri de tacón, al que respondió bien René.

Una victoria que permite al Real Valladolid apuntarse al vagón del ascenso y desquitarse de las malas actuaciones pasadas en el José Zorrilla. Un motivo más para seguir creyendo.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta