El Atlético Valladolid se consolida en la cima

El equipo vallisoletano se impuso en Huerta del Rey al Amenabar ZKE (30-19) con toda una lección en defensa durante la segunda parte, dejando a su rival en solo 8 goles.

El Atlético Valladolid ha conseguido esta noche una victoria muy dulce contra el Amenabar ZKE (30-19). Primero porque le permite seguir sumando sus partidos por triunfos y, segundo, por aprovechar el pinchazo del Bidasoa Irún en la cancha del Barcelona B. Por lo que los de Nacho González se van al parón liguero con tres puntos de ventaja sobre los irundarras.

El equipo vallisoletano esta vez no se durmió en el inicio y saltó a la pista mucho más concentrado que en jornadas anteriores. Una defensa más intensa desde el principio permitió a los locales tomar una cómoda ventaja ya en el minuto siete (6-3), que poco a poco fue ampliándose sin excesivos problemas para los de Nacho González.

El acierto de Fernando Hernández desde los siete metros (cuatro de cuatro en la primera parte), el gran trabajo de Luisma Lorasque en el pivote (tres goles), las paradas de Javi Díaz y la gran actuación defensiva conjunta fueron suficiente para superar a los de Zarautz en la primera mitad.

El 11-6 del minuto 20 obligó a Amenabar ZKE a parar el partido y pedir tiempo muerto. Pero no fue suficiente y la ventaja local continuó igual hasta el descanso (16-11). Lo peor fue la lesión de Roberto Turrado en el tobillo, que tuvo que abandonar la pista y ya no pudo volver a jugar.

La segunda parte fue un monólogo local desde el principio, con el Amenabar sin lograr marcar un gol hasta pasados los trece minutos . La dura defensa de los de González, junta y sin una fisura con unos grandes minutos de Kramarz y Kallman, y los ataques mal orquestados de los de Zarautz pusieron el partido más de cara, si cabe, para los locales. Además de las paradas de un Javi Díaz inspirado bajo los palos y dejando claro que cuando no se le necesita tanto también responde.

Así, a los diez minutos del segundo periodo la renta ya era de once goles (22-11), con un Fernando Hernández sobresaliente de cara a puerta pero con una gran actuación coral de todo el equipo. Una situación que llevó a que disfrutara de minutos Joel Gómez.

Con el partido ya decidido a falta de quince minutos, los guerreros de azul pudieron desplegar un buen juego y seguir aumentando la renta. Remarcable la aportación, como siempre, de Lorasque desde el pivote.

Con la victoria en el zurrón, la grada dejó volar sus sentimientos y en algún momento corearon cánticos en pos del ascenso, empujados por la derrota del Bidasoa Irún en Barcelona. Además, Javi Díaz se ganó una sonora ovación por su gran actuación pero, en concreto, tras una doble parada desde los siete metros.

No hay comentarios

Dejar respuesta