Viento y poca humedad, causantes de los accidentes en la A-6

Fuertes vientos, suelo desnudo recién trabajado, cambio en el trazado del arado y la poca humedad fueron los causantes de los dos accidentes múltiples ocurridos los días 4 y 5 de octubre.

Uno de los accidentes múltiples de octubre ocurridos en la A-6 a la altura de Medina del Campo.

El pasado mes de octubre de 2015 se vivieron en la A-6, en el kilómetro 150, a la altura de Medina del Campo, varios accidentes que implicaron a un gran número de coches y dejaron una conductora muerta y varios heridos.

Fuertes vientos, suelo desnudo recién trabajado, cambio en el trazado del arado y la poca humedad fueron los causantes de los dos accidentes múltiples ocurridos los días 4 y 5 del pasado octubre, según ha informado hoy la Subdelegación del Gobierno en Valadolid.

Un total de 36 vehículos se vieron involucrados en los accidentes, el más aparatoso ocurrió el primer día, con hasta 30 vehículos implicados, pero el siniestro mortal aconteció al día siguiente, cuando una conductora perdió la vida en un choque que implicó a seis vehículos a causa de una nube de polvo.

Después de cinco meses de investigación, la Subdelegación del Gobierno en Valladolid ha presentado hoy un informe en el que colaboran cuatro instituciones y que aporta las causas de los accidentes múltiples y las medidas a adoptar para evitar que vuelva a suceder.

La Agencia Estatal de Meteorología, el Seprona, la Demarcación de Carreteras y el Instituto Tecnológico Agrario han elaborado sus informes para desvelar qué ocurrió y por qué en los kilómetros 151 y 152 de la autovía A-6.

“Los informes indican que fue un nefasto cúmulo de circunstancias lo que provocó el accidente y sobre estos informes se está trabajando para adoptar las medidas adecuadas para que esto no vuelva a suceder”, ha informado en rueda de prensa el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez.

Estas medidas pasan por comunicar a los agricultores de la zona que “deben realizar un laboreo de las tierras en sentido paralelo a la vía además de llevar a cabo labores de tempero”, ha aseverado Gómez.

Medidas que no suponen un cambio sustancial en el sistema de explotación actual, otras medidas propuestas, en cambio, proponen sustituir el barbecho por una cubierta vegetal a base de leguminosa para evitar que la tierra esté al desnudo y que el viento pueda provocar nubes de polvo, además de otras técnicas que mantengan el suelo con residuos vegetales.

Las medidas a adoptar tendrán varios tiempos, las de a corto plazo irán centradas a la “señalización y advertencia a los agricultores de la zona” y las de a medio y a largo plazo “en la implantación de barreras naturales, lindes, entre las tierras para que retengan el polvo”, ha explicado Gómez.

El temor de la subdelegación del Gobierno es que estas nubes de polvo puedan aparecer en varios puntos de las carreteras de la provincia, especialmente en los municipios del sur y centro de Valladolid, como en Tordesillas o Medina del Campo.

En la rueda de prensa también ha estado presente la jefa de la Dirección General de Tráfico en Valladolid, Inmaculada Matías, quien ha informado que se esperan 325.000 desplazamientos en la provincia en la operación especial de Semana Santa, que se inicia hoy a las tres de la tarde hasta el lunes 28.

No hay comentarios

Dejar respuesta