El PP pierde la votación sobre ordenación territorial en la Diputación

El voto negativo de Ciudadanos y de toda la oposición evidencia la minoría del Partido Popular

Jesús Julio Carnero y Salvador Arpa a su llegada al pleno.

Histórica votación en la Diputación de Valladolid, donde el PP ha visto rechazada su propuesta sobre ordenación del territorio al votar en contra la diputada provincial de Ciudadanos, Pilar Vicente, al igual que toda la oposición, evidenciando la minoría en la que se encuentra el Partido Popular si no logra algún consenso. La votación ha dejado sorprendido al propio presidente, Jesús Julio Carnero, que ha preguntado dos veces a Vicente por el sentido de su voto, al darse cuenta de que la propuesta aprobada en comisión, iba a ser rechazada en el pleno.

Desde las elecciones de mayo de 2015 en las que el Partido Popular perdió la mayoría absoluta en la institución provincial, el grupo encabezado por Carnero se ha preocupado mucho de lograr apoyos para todas sus propuestas, no sólo con el acuerdo para la investidura firmado con Ciudadanos, sino también buscando abstenciones para sacar adelante cuestiones tan importantes como los presupuestos.

Sin embargo, en la aprobación del informe sobre la zonificación de las Unidades Básicas de Ordenación y Servicios del Territorio (UBOST) de la provincia, ha sido rechazada por catorce votos en contra por trece a favor.

Por parte del PSOE ha intervenido en el debate Pedro Santamaría, que ha tendido la mano al PP abriendo la opción de cambiar el sentido de su voto si aceptaban la enmienda presentada, “porque hemos preguntado a nuestros alcaldes y nos han reclamado que los mapas que se aprueben tengan rango de Ley para que no se puedan modificar y no se desmantelen las mancomunidades”. Además, en la enmienda también se especifica que los mapas que se apruebe contemplen “los servicios que va a recibir cada uno de los municipios y de as entidades locales menores, el lugar donde los va a recibir y el estándar mínimo de cobertura para cada uno de los servicios autonómicos”.

Sin embargo, el PP desestimó esta enmienda, porque según el vicepresidente, Víctor Alonso, lo que está planteando el PSOE ya está recogido en el informe, “aunque redactado de manera diferente pero respetando ese mismo espíritu”. Este rechazo supuso, a su vez, que el informe no saliera adelante. Alonso defendió también que la Ley “pretende dotar de mejores servicios, con mayor eficacia, garantizar el acceso a los servicios independientemente del lugar de residencia”.

El diputado provincial de Sí se Puede, Héctor Gallego, ha planteado que “es necesario actualizar el modelo de territorio, que sólo genera desarraigo, hay que hacer un debate sobre el modelo de financiación, productivo y el modelo de país, porque el actual no promueve la participación de los vecinos y vecinas en la toma de decisiones
las comarcas y las mancomunidades deben ser las unidades territoriales en las que se tomen decisiones importantes para los municipios, creemos en un modelo que apueste en una organización diferente”.

Para Pilar Vicente, portavoz de Ciudadanos, esta es “una Ley que aclara poco o nada, no habla de mejorar la financiación, una ley que crea nuevas estructuras administrativas en las que colocar nuevos puestos, cuando lo que nos debe preocupar es atajar el problema de la despoblación”.

El portavoz de Toma la Palabra, Salvador Arpa, ha puesto de manifiesto los diferentes planteamientos “entre el PP que gobierna en la Diputación y el que lo hace en la Junta”. Para Arpa, “esta ordenación adapta el territorio a su conveniencia y no al interés general, a los ciudadanos y al medio rural, lo está haciendo mintiendo a los alcaldes sobre las consecuencias que va a haber para los pueblos, porque las zonas planteadas presentan serios problemas de gestión, porque subyace una nueva forma de gestión que persigue el PP, que lo hace sin contar con los ayuntamientos; algunas zonas incluso incumplen los criterios para su unificación”.

No hay comentarios

Dejar respuesta