Aprobados los criterios del PGOU con el rechazo de la oposición

PP y Ciudadanos votan en contra de la propuesta de Urbanismo, pese a que se habían aceptado más de veinte de sus enmiendas

Enríquez, Bermejo y Saravia tras un pleno.

El Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado hoy en un pleno extraordinario los criterios para la elaboración del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), con el apoyo del PSOE, Toma la Palabra y Sí se Puede, además del concejal no adscrito Jesús Presencio, y el rechazo del PP y Ciudadanos, pese a que el equipo de Gobierno ha decidido aprobar varias de las enmiendas presentadas por ambos grupos, una situación inimaginable en la pasada legislatura, cuando el Gobierno municipal del PP rechazaba sistemáticamente las propuestas de la oposición.

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha defendido el trabajo previo realizado para llegar a esta propuesta, “un trabajo muy desarrollado con las jornadas pensar y vivir Valladolid” y también ha agradecido todas las enmiendas presentadas, de las que se han incorporado quince del PP y ocho de Ciudadanos, lo que no ha servido para cambiar el sentido negativo de su voto.

“Queremos mejorar la ciudad existente y limitar la expansión, integrar el ferrocarril revisando el Plan Rogers, potenciar la regeneración urbana de los barrios, la reordenación del suelo urbano consolidado, revisión de las áreas de suelo urbano no consolidado, formar un anillo verde…”, son algunos de los aspectos que ha destacado Saravia sobre la intención de estos criterios directores.

El portavoz del PP, José Antonio Martínez Bermejo, ha criticado que la propuesta “está congelando la ciudad, hay que buscar un urbanismo más elástico y así lo que hace es que se pierdan oportunidades para Valladolid”. El grupo popular ha presentado 60 enmiendas y ha argumentado que su apuesta es “por la libertad, por el progreso de la ciudad, nos gustaría que se mantuviera el proyecto íntegro del soterramiento, revisando el Plan Rogers, que hubiera un plan municipal de apoyo a la industria, un plan de primera vivienda digna joven preferentemente en el centro para rejuvenecerlo”.

Bermejo se ha centrado también en defender la movilidad en coche en la ciudad aunque ha reconocido que se puede fomentar la peatonalización y el transporte público, “pero sin olvidar que hay muchas personas que tienen el coche su única opción para moverse”.

Aunque Saravia ha adelantado durante el debate que se iban a aceptar quince de las enmiendas del PP y que en las legislaturas previas y en la elaboración del que iba a ser nuevo PGOU nunca se aceptaron enmiendas de la oposición; Bermejo ha lamentado que las enmiendas aceptas “son sólo de las que teníamos pensadas como prescindibles”.

Saravia ha respondido al popular que la libertad “sería que construya cada uno lo que quiera, pero aquí hay que tomar un criterio público sobre lo que es más adecuado para el interés común, sino se podría construir una torre de veinte plantas junto a la Plaza Mayor”. El titular de Urbanismo también ha respondido a Bermejo que el Plan de 2003 “era el tipo de planteamiento de la burbuja inmobiliaria, con el que se generó la crisis del ladrillo, ahí no se congelaba nada y mire qué ocurrió. Ahora se generan varios sectores para construir vivienda, en los que caben más de 20.000 viviendas nuevas y es más que suficiente”.

Por su parte, el portavoz socialista, Pedro Herrero, ha resaltado que la propuesta llega al pleno “bien debatida, con un debate público que ha durado más de 60 horas, aunque le parecen pocas al PP que antes prefería preparar una exposición y rechazar todas las mociones presentadas por la oposición”. Estos criterios son “el primer paso para girar 180 grados el rumbo del planeamiento urbanístico de la ciudad”, ha añadido Herrero que ha criticado con dureza al PP de quien ha dicho que son “los únicos responsables de la situación urbanística de Valladolid de los últimos 20 años, no es la crisis la que nos ha dejado 30.000 habitantes menos y 20.000 viviendas vacías, porque los criterios directores que plantearon en la última legislatura, en plena crisis y con los desahucios a la orden del día, no pronunciaron ni una vez esta palabra tan desgraciada para muchas familias”.

“La ciudad que les gusta es la del derecho al pelotazo, al servicio preferente del interés privado, con el coche como protagonista de la movilidad en Valladolid, pero ahora se está intentando fomentar el transporte colectivo y público y la movilidad sostenible, eso no implica que el coche vaya a desaparecer”, ha argumentado el portavoz del PSOE.

La portavoz de Sí se Puede, Charo Chávez, ha comenzado su intervención criticando con dureza tanto el actual PGOU como el proyecto iniciado por Cristina Vidal en la anterior legislatura, “que ha sido un fracaso, no ha evitado la fuga de población, que haya 20.000 viviendas vacías, el deterioro medioambiental, no ha mejorado la movilidad y no ha dispuesto la mejora de los barrios más obsoletos, ha puesto a disposición de los constructores un suelo que estaba preparado para otros usos”.

Para Chávez, la movilidad “sólo ha estado enfocada desde el punto de vista de los coches, sin fomentar tampoco nuevos espacios verdes” y en respuesta a PP y Ciudadanos en su defensa de la movilidad en automóvil, Chávez ha sido clara y ha puesto como ejemplo varias ciudades alemanas, “donde el hecho de que tengan una importante industria del automóvil no impide que se fomente la movilidad en bicicleta dentro de la ciudad”.

La portavoz de la formación apoyada por Podemos ha criticado que hasta ahora haya faltado regulación de la vivienda para que fuera más asequible el alquiler que la compra y ha reiterado que “no es urgente la promoción de nueva vivienda con las más de 20.000 vacías existentes, lo que necesitamos es confeccionar ese censo de viviendas vacías para que se fomente en ellas el alquiler” y ha concluido que los criterios para el nuevo PGOU “son válidos en su mayoría porque se han hecho con la consulta a la ciudadanía”.

La concejala de Ciudadanos, Pilar Vicente, también ha sido muy crítica con el documento presentado por Saravia y le ha acusado de “precipitación, participación engañosa, quiere recoger tanto a la vez que sólo deja generalidades. Quieren una ciudad sin coches y renuncian al soterramiento”, ha añadido Vicente, muy centrada en criticar el fomento de la bici y defendiendo el coche como medio de transporte predominante en la ciudad; proponiendo también el fomento del vehículo eléctrico e incidiendo en que en Valladolid mucha gente vive de la fabricación de automóviles, a lo que Saravia, con cierto sarcasmo, respondió que “si hay que fomentar el coche porque hay gente que trabaja de ello, doy gracias de que no tengamos una fábrica de whisky”.

“En vez de un nuevo modelo de ciudad, parece más una intención de llenar huecos; con interés en que Valladolid potencie el sector agroalimentario, pero sin olvidar la innovación y desarrollo”, ha reclamado Vicente.

No hay comentarios

Dejar respuesta