Sábado de resurrección

El conjunto vallisoletano se impuso al asturiano por 2-4 en el Carlos Tartiere

Juan Villar marcando el segundo de sus tres tantos en la tarde de hoy. Fotografía: LFP.

El Real Valladolid se ha impuesto en el Carlos Tartiere al Real Oviedo por dos goles a cuatro en el que puede ser, junto al triunfo ante el Córdoba, el mejor partido de la temporada de los vallisoletanos que resucitan (ahora que estamos cerca de la Semana Santa viene bien) tras el palo duro del pasado domingo con la derrota en casa ante el Huesca y vuelven a soñar con auparse a los puestos altos de la tabla clasificatoria, alcanzando los 41 puntos.

El choque comenzó eléctrico con un Real Valladolid que convirtió en reales las palabras de su técnico, Miguel Ángel Portugal, que aseguró a escasos cinco minutos para el inicio del partido que su equipo, pasase lo que pasase al final de otra de las finales que le quedan al Pucela de aquí al final de temporada, iba a salir a conseguir sí o sí la victoria.

Desde el pitido inicial los Borja, Mojica y sobre todo, Pedro Tiba, salieron con el cuchillo entre los dientes en busca de los tres puntos. El portugués, fruto de esa agresividad y esas ganas bien entendidas futbolísticamente hablando, fue amonestado en el siete de partido, pero protagonizó, a buen seguro, los mejores minutos con la elástica pucelana, hoy de negro en sustitución de la tradicional blanca y violeta.

No tardó en golpear la escuadra que preside Carlos Suárez. Fue en el minuto catorce cuando un error de Carlos Peña, era aprovechado por un Roger que servía en bandeja el 0-1 a Juan Villar que volvía a ver puerta después de estar siete jornadas con la pólvora mojada, desde el pasado 17 de enero en esa victoria agónica en Palma de Mallorca.

Roger Martí en el choque de hoy. Fotografía: LFP.
Roger Martí en el choque de hoy. Fotografía: LFP.

Poco le iba a durar, sin embargo, la alegría al conjunto foráneo, ya que en una buena acción por la derecha de Borja Valle, en la que Marcelo Silva no salió a tapar a tiempo, el de Ponferrada daba el pase de la muerte al costamarfileño Koné, que establecía la igualada, en el 20 del primer acto.

No fue un jarro de agua fría, este tanto en contra, para el Real Valladolid, que de nuevo y guiado por un gran Pedro Tiba, se iba a poner por delante en el luminoso. Un centro medido del luso ponía el esférico en la cabeza de un Juan Villar que volvía a mojar y conseguía el undécimo tanto en su cuenta particular en lo que llevamos de temporada. 1-2.

El choque era de ida y vuelta, de los que gustan a los aficionados pero de los ponen de los nervios a los entrenadores, sobre todo y en este caso, a un Sergio Egea que veía como en el 30, Roger ganaba en velocidad a Jonathan Vila y cruzaba la pelota ante la salida de Esteban para establecer el 1-3 y poner tierra de por medio.

El mazazo fue tremendo para el cuadro local que apenas reaccionó en esos quince minutos antes del descanso, también, porque los de Portugal supieron parar el partido, además de por la lesión de Nikos que tuvo que abandonar el terreno de juego en el 44, sustituido por Mario Hermoso.

w_900x700_12211537_xur3947
Pedro Tiba en el encuentro de hoy. Fotografía: LFP.

Salió el cuadro ovetense con fuerza en el inicio del segundo tiempo con un disparo de Nacho López en el primer minuto, sin embargo, la lesión de su guardameta y principal estandarte del equipo, Esteban, hizo mella en el ánimo de los azulones, más aún cuando Juan Villar, en el 51 del choque, volvía a hacer de las suyas  consiguiendo el hattrick en su cuenta particular y poniendo el 1-4 en el marcador tras una gran jugada por la izquierda de Mojica.

Fue un mazazo tremendo, el cuarto tanto visitante, para un Real Oviedo que aún así no se iba a dar por vencido y tras una gran jugada por la izquierda de Carlos Peña, de nuevo Koné, iba a perforar el marco de Kepa para poner el 2-4, en el 67 de partido y para hacer que los aproximadamente 1500 pucelanos que se desplazaron hasta Oviedo se tuvieran que mantener en tensión.

Pese a esto, los minutos finales del encuentro solo sirvieron para confirmar la recuperación de un Juan Villar muy necesario en esta fase final de la temporada para los de Miguel Ángel Portugal y también la resurrección de un equipo como el Real Valladolid, que parecía muerto el domingo pasado y que ahora volverá a soñar con el ascenso.

Ficha técnica:

Real Oviedo: Esteban (Rubén Miño, min. 51); Nacho López, Héctor Verdés, Jonathan Vila, Peña; Jon Erice (Edu Bedia, min.62), Míchel; Susaeta, Borja Valle; Koné, Toché (Linares, min.76).

Real Valladolid: Kepa; Chica, Marcelo, Juanpe, Nikos (Hermoso, min. 44); Borja, Tiba (Óscar, min. 87); Juan Villar, Mojica; Roger (Rodri, min. 91), Rennella.

Goles: 0-1 Juan Villar (min. 14). 1-1 Koné (min. 20). 1-2 Juan Villar (min. 23). 1-3 Roger (min.30). 1-4 Juan Villar (min.51). 2-4 Koné (min.67).

Árbitro: Arcediano Monescillo (Comité castellano-manchego). Amonestó a Míchel Herrero, Nacho López, Koné y Edu Bedia por el Real Oviedo y a Tiba, Roger, Kepa y Juanpe por el Real Valladolid.

Estadio: Carlos Tartiere, 16191 espectadores.

No hay comentarios

Dejar respuesta