Reclaman a Lactalis que devuelva las ayudas y rechazan el cierre

La Alianza UPA-COAG exige a la multinacional que devuelva las ayudas públicas recibidas y los sindicatos insisten en que no hay motivos para el cierre de la planta de Valladolid

Protesta de UPA-COAG sobre la situación del sector lácteo. Imagen de archivo.

La Alianza UPA-COAG ha demandado hoy a la Junta de Castilla y León que exija la devolución de las ayudas concedidas a Lactalis, ante el anunciado cierre de la planta de Lauki al que se oponen los sindicatos con el argumento de que la factoría de Valladolid es rentable.

 


UPA-COAG ha pedido hoy a la Junta que no solo pida explicaciones a la multinacional francesa Lactalis sobre el anunciado cierre de la planta láctea de Valladolid, donde se elabora la leche de la marca Lauki, y exija también que devuelva “hasta el último euro” de ayudas públicas que haya recibido la multinacional francesa.

 


Según han indicado a EFE fuentes de esta organización agraria, la Consejería de Agricultura y Ganadería deberá concretar y hacer públicas las ayudas concedidas a Lactalis mediante los diversos programas de subvenciones a la industria agroalimentaria.

 


Otra organización agraria, la Unión de Campesinos de Castilla y León también ha pedido en un comunicado a la Junta que “no deje en la estacada” a los más de cien ganaderos que se verán afectados por el cierre y que tienen suscrito un contrato de entrega hasta el 31 de marzo pero aún no han recibido ninguna oferta cuando la tenían que haber tenido hace dos meses.

 


Para la UCCL, el anunciado cierre de la planta de Valladolid, que la empresa tiene intención de concretar en junio próximo, “llega en uno de los peores momentos” y viene a demostrar que “la crisis del sector lácteo aún no ha tocado techo”. Además la UCCL ha demandado de la Junta que no permita que la multinacional Lactalis “deje en la estacada” a los 85 trabajadores de la plantilla.

 

El presidente de la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl), Gabriel Alonso, ha lamentado el cierre por el perjuicio que causa a los ganaderos y también por la pérdida de puestos de trabajo en Valladolid.

 

Desde el ámbito laboral, CCOO ha rechazado el cierre de la planta vallisoletana que supone el despido de 85 trabajadores, por considerar de que se trata de una factoría rentable y que ahora mismo no genera pérdidas.

 


Este sindicato ha recordado en un comunicado que en 2014 la plantilla de la central lechera vallisoletana hizo un esfuerzo para favorecer la viabilidad, con bajas incentivadas y traslados a las plantas de Lactalis en Lugo, Lleida y Granada, y a las factorías queseras de Zamora y Peñafiel.

 


CCOO ha advertido de que, en la reunión de ayer, los directivos de la empresa, al anunciar el cierre, no concretaron las condiciones de las recolocaciones de los 85 trabajadores de la planta vallisoletana y que los representantes de los trabajadores harán “todo” lo posible para que la instalación no se cierre.

 


El comité de empresa d
e Lauki, compuesto por dos delegados CCOO, otros dos de UGT y uno de la CGT, se reunirá el próximo martes y ha criticado que la dirección haya comunicado antes el anuncio del cierre a la Junta de Castilla y León que a los trabajadores.

 


El presidente del comité de empresa, José Manuel González, ha considerado “increíble” que la empresa primero haga saber su intención de cerrar a la administración autonómica y después a los que “van a padecer las consecuencias de esa nefasta decisión”. También ha insistido en que la factoría es “rentable” y una de las más productivas de Lactalis en Europa, aunque la producción ha bajado desde los 220 millones de litros de hace cinco años a los 91 millones que estaban previstos para este año.

 

La secretaria de Alimentación de FITAG-UGT de Castilla y León, Sandra Vega, ha anunciado que los trabajadores de Lauki se concentrarán el próximo miércoles ante las Cortes de Castilla y León, donde un pleno debatirás varias iniciativas de apoyo al sector lácteo autonómico.

No hay comentarios

Dejar respuesta