La jefa de la Policía sigue observando brechas de igualdad

Entrevista a Julia González Calleja

Julia González, intendente-jefa de la Policía de Valladolid.

La mejor noticia para la igualdad real entre hombres y mujeres “es precisamente que deje de serlo”, especialmente cada 8 de marzo cuando vuelve a cobrar actualidad lo que para Julia González Calleja, intendente-jefa de la Policía Municipal de Valladolid, aún no es efectivo en la empresa privada.

“La mayor igualdad y normalización en los puestos de trabajo es que deje de ser noticia, pero el ‘techo de cristal’ existe y también la brecha salarial” en detrimento de las trabajadoras, ha observado González, la primera y única mujer hasta la fecha que tiene a su cargo la Policía Local de una capital de provincia.

Si bien es cierto que “se ha igualado por la base”, aún no ocurre lo mismo en los niveles directivos, los consejos de administración, “allí donde se toman las decisiones”, el lugar donde a su juicio se puede apreciar si esa simetría es auténtica, ha reflexionado antes de aclarar que no es el caso del funcionariado.

Ha puesto su mismo ejemplo, una mujer que lleva 32 años en la Policía Municipal de Valladolid, los dos últimos como máxima responsable directa una plantilla de 450 agentes donde las agentes apenas suman el 14 por ciento, una proporción exigua cuyo origen también se ha detenido a analizar.

Se presentan pocas aspirantes “porque nuestro trabajo, de 365 días al año y tres turnos, no es tan atrayente; porque todavía resulta difícil la conciliación familiar y laboral a pesar de las medidas para ello; y porque exige superar una oposición de pruebas físicas y exámenes, además de disponer permisos de conducir de coche y moto: un poco de todo”.

Su experiencia personal es todo lo contrario, ya que disfruta de una profesión “apasionante, que nunca te aburre, aunque es un poco absorbente y exige un gran esfuerzo”, en la que ha prosperado a través de la evolución natural que marcan las oposiciones, promociones y ascensos del Cuerpo.

Por esta razón, ha añadido, “no ha producido una gran sorpresa entre los compañeros que una mujer dirija la Policía Municipal” en una de las diez capitales más populosas de España, sede se instituciones autonómicas, con varias universidades y un censo aproximado de 320.000 habitantes.

Valladolid “es una ciudad bastante segura” y la coordinación con el Cuerpo Nacional de Policía, reforzada con una sala conjunta de operaciones en el turno de noche, “es muy buena y no hay competencias porque al final lo que quiere el ciudadano es que le resolvamos sus problemas al margen del color del uniforme”.

El índice de criminalidad, al igual que en el resto de Castilla y León, “es muy bajo”, ha insistido.

Nacida en Valladolid, de padre leonés y madre palentina, Julia González Calleja asume con normalidad y naturalidad su condición de mujer en una responsabilidad de esa dimensión, “así me ven y así me veo”.

“Los policías también somos ciudadanos, responsables de la seguridad del resto e integrados con ellos para detectar qué problemas tienen y cómo podemos resolverlos”, ha apostillado.

El triunvirato formado por policía, ciudadanos y medios de información “tenemos el mismo objetivo: la lucha contra el delincuente”.

Entre los retos que más preocupan ahora a Julia Calleja figuran la necesidad de ampliar y rejuvenecer una plantilla que tiene una media de edad de 50 años, así como la renovación de material y vehículos -coches y motos-, lastrada en los últimos tiempos por la contención del gasto a que se han visto las administraciones locales a raíz de la ley estatal de estabilidad presupuestaria.

No hay comentarios

Dejar respuesta