Luis Argüello insta a los políticos a apostar por el diálogo

Modo coloquio

Luis Argüello es el Vicario General de la Archidiócesis de Valladolid. Argüello dejó su pueblo, Meneses de Campos, para venir a Valladolid a estudiar el bachillerato en el Colegio Lourdes; después se licenció en Derecho y decidió quedarse en el departamento de Derecho Administrativo. Al aprobarse la Constitución Española de 1978, fue reclamado por los Hermanos de la Salle del Colegio Lourdes para explicar la Carta Magna en el bachillerato español de finales de los años 70.

 

Tras esta época dedicada al servicio de la educación, Argüello asegura que ‹‹sentí la llamada de Dios y con 33 años me ordené sacerdote››. Por aquellos tiempos, era una edad relativamente avanzada para dedicarse a la vida sacerdotal. Desde entonces, su trayectoria se ha focalizado en una ‹‹dedicación muy grande›› al Seminario como formador y como Rector del mismo. En septiembre cumplirá 30 años como sacerdote y con la llegada de Monseñor Ricardo Blázquez como Obispo de Valladolid, fue nombrado Vicario General, donde se encuentra desde hace 5 años.

Para Luis Argüello, ‹‹nos encontramos en una gran transformación que tiene que ver con la revolución tecnológica y con la economía global, principalmente››. En un entorno más cercano a nosotros, ‹‹la crisis política y económica de España está muy relacionada con el desarrollo del Estado del Bienestar››, aunque uno de los aspectos más significativos de esta gran revolución ‹‹es el gran cambio de la concepción de la persona y de nuestra manera de entender las relaciones a todos los niveles››.

Argüello en su despacho.
Argüello en su despacho.

La Iglesia forma parte de este gran cambio y lo vive en primera persona, planteándose el reto de ‹‹transmitir la fe, en especial, a las nuevas generaciones››. Tanto como Iglesia como sociedad, ‹‹tenemos municipios muy

pequeños donde la vida de la Iglesia es muy débil, a pesar de contar con templos espléndidos, al estar prácticamente vacíos››. Concluye afirmando que ‹‹la Iglesia tiene que ser capaz de acoger esta gran transformación y de administrar la herencia que ha recibido››.

En cuanto a la situación política actual, el hecho de la ‹‹gran transformación›› de la que venimos hablando toda la entrevista, ‹‹ha hecho emerger nuevas fuerzas políticas››. Toda la sociedad y, en concreto, el Congreso, debe ‹‹apostar por el diálogo para poder ser capaces de ver la importancia para el bien común››. No obstante, piensa que ‹‹antes de repetir las elecciones, quizás haya alguna fórmula de acuerdo››.

Por lo que respecta al trabajo de la Iglesia hoy en día, el Vicario General la considera ‹‹como un elemento de cohesión social››, donde se acogen y participan personas ‹‹de toda clase y condición››. Pocas instituciones son capaces de unir a personas ‹‹con distintos pensamientos y situaciones››. Con la crisis económica, se ha puesto de manifiesto la gran labor que viene desempeñando Cáritas, no obstante, la Iglesia siempre se ha volcado con los más necesitados ‹‹ofreciendo servicios más genuinos, como el consuelo, el perdón, la capacidad de escucha, la compañía en la soledad, entre otros››, que en muchas ocasiones son prestados de forma muy callada, muy simple y por gente muy anónima.

Para todos aquellos jóvenes que tienen en el futuro muchas expectativas e ilusiones, pero al mismo tiempo lo ven ‹‹con cierto desasosiego››, Argüello los anima a que ‹‹al plantearse la vida lo hagan teniendo en cuenta las relaciones con otras personas y la preocupación por el servicio y el bien común a otros, así como atendiendo a conseguir su vocación››, todo ello para alcanzar ‹‹un ideal de vida››.

‹‹Es muy importante que todos asumamos la responsabilidad que tenemos de sacar adelante las cosas comunes››, evitando ‹‹que nos den las cosas hechas››, desarrollando ‹‹nuestra capacidad de lucha y cobrando protagonismo en la vida social››.

No hay comentarios

Dejar respuesta