El arte feminista se engrandece en Valladolid

La Sala de Exposiciones de La Pasión acoge hasta el 17 de abril una muestra que reúne a tres de las artistas más influyentes del siglo XX: Louise Bourgeois, Kiki Smith y Nancy Spero.

María Toral, comisaria de la exposición, se la muestra a Ana Redondo, concejala de Cultura.

El próximo 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y el Ayuntamiento de Valladolid ha preparado una copiosa agenda donde poder enaltecer la figura femenina en la sociedad. Por eso, este viernes se ha inaugurado la exposición ‘Louise Bourgeois, Kiki Smith y Nancy Spero’, que reúne obras de estas tres grandes artistas del siglo XX, tres de las más influyentes.

Una exposición inédita en la que las obras de las tres artistas conviven de manera conjunta, alimentándose unas de las otras y conformando un espacio donde la reivindicación de la mujer y su relevancia se hace patente.

A través de obras plásticas, esculturas o fotografías, se lanza una reflexión continuada sobre el papel de la mujer en la sociedad, a menudo autoimpuesto. Y es que el arte es una de las ramas más reivindicativas y un altavoz de grandes dimensiones para denunciar situaciones desiguales.

Tanto Bourgeois como Smith y Spero son tres activistas que están firmemente convencidas del “peso de la mujer y su sensibilidad” y conscientes de que el arte es el mejor sitio para dar cabida a esa “necesidad de reivindicar a las mujeres”, como ha explicado Ana Redondo, concejala de Cultura.

“Tres grandes mujeres del arte del siglo XX”, como ha explicado la comisaria María Toral, que han conseguido, en el caso de Bourgeois, ser la primera mujer a la que el MoMA de Nueva York dedicó una retrospectiva. Y es que Bourgeois fue “una de las artistas más olvidadas de la historia” hasta la década de los 80, cuando ella contaba con 70 años.

De Nancy Spero, Toral ha destacado que fue la “gran precursora del arte feminista” y que reivindicó el papel de la mujer y de lo establecido desde, por ejemplo, el uso del papel para sus obras en vez del lienzo, que era lo aceptado. Spero hacía un “arte feminista de forma abierta” y de romper con lo establecido.

Por último, la única artista viva de esta muestra, Kiki Smith, se centra mucho en la anatomía de la mujer y lo conjunta con la naturaleza. Toral ha destacado un cuadro de esta exposición en el que Smith retrata a una mujer casi a tamaño natural que de sus manos brotan ramas de árboles. Como ha explicado Toral, sus obras no tratan de idealizar a la mujer, sino de mostrar la belleza de la realidad.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta