Cervantes sigue presente en la escultura contemporánea de Venancio Blanco

El Palacio del Licenciado Butrón acoge hasta el 30 de marzo la exposición ‘Venancio Blanco. Una mirada a Cervantes’, en la que se da cabida a una selección de piezas del vetusto artista salmantino sobre el dramaturgo español.

Venancio Blanco y Juan Vicente Herrera durante la inauguración de la exposición que acerca a Cervantes.

Venancio Blanco se erige, con más de nueve décadas a sus espaldas, como uno de esos artistas que nunca se van a pesar de ya no estar entre nosotros -que por suerte sí que lo está-, como Miguel de Cervantes Saavedra. El salmantino es un escultor llamado a continuar con la herencia de los artistas dedicados a perpetuar la belleza sobe el paso del tiempo y las circunstancias por las que se ve rodeado. La exposición ‘Venancio Blanco. Una mirada a Cervantes’, que se ha inaugurado en el Palacio del Licenciado Butrón, así lo atestigua.

Una muestra en la que se recoge una selección de piezas del escultor contemporáneo, pero que no se limita a esas esculturas de formas enrevesadas sino que también recoge una gran selección de dibujos, bocetos y apuntes hechos a mano y plasmados sobre servilletas de papel o cartulinas de tarjetas de invitación. Todas con Cervantes de relieve, salvo las que hacen referencia a la etapa del escultor en Italia.

En la presentación de la exposición, que abre los actos conmemorativos del IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León, se deshizo en elogios a Blanco, que “hace de la escultura algo más que una expresión artística”. 

Y es que, “vida más Venancio Blanco es igual a escultura”, afirmó rendido el jefe del ejecutivo regional.

Una exposición que para el propio Venancio Blanco es una de las mejores y más bonitas, y que sirve “para que quien la vea la continúe con lo que le pueda interesar de ella y sea capaz de transmitir”. Algo que él ha aprendido de Cervantes, uno de esos que “se van pero se quedan para celebrar lo que nos enseñaron”. Y a tenor por esta exposición, Venancio Blanco es un alumno aventajado.

Una muestra expositiva que para Blanco es para “gozar, contemplar y vivir”, pero también para “engañar” a través del bien, algo que representa la cultura para el escultor que formó parte del grupo de los Seis Escultores.

Hasta el 30 de marzo, el Palacio del Licenciado Butrón es una planicie manchega más del imaginario de Cervantes, por el que hidalgos y molinos combaten en la ficción por dejar huella en la realidad. Una pisada perenne que Venancio Blanco consigue con sus esculturas.

No hay comentarios

Dejar respuesta