Tres años y siete meses por atropellar mortalmente a dos ciclistas

Por un delito contra la seguridad del tráfico con dos delitos de homicidio imprudente

La mujer que atropelló mortalmente a dos ciclistas en una carretera de la provincia de Valladolid, y que dio positivo en la prueba de alcoholemia, ha sido condenada, por el Juzgado de lo Penal número 3 de Valladolid, a tres años y siete meses de prisión.

La mujer, de 32 años, ha sido condenada a un delito contra la seguridad del tráfico en concurso con dos delitos de homicidio imprudente sin que concurra ninguna circunstancia modificativa de la responsabilidad penal, según la sentencia a la que ha tenido acceso Efe y que no es firme.

Además, se le impone cinco años y medio de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores, la inhabilitación para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y el pago de las costas procesales.

El accidente mortal se produjo en la mañana del 28 de julio de 2013, en el kilómetro 82,8 de la carretera CL-602 (Toro-Cuéllar) a la altura de la localidad vallisoletana de Aguasal -entre Íscar y Olmedo-, donde fueron atropellados dos jóvenes ciclistas del club de Pedrajas de San Esteban que circulaban por el arcén.

En la sentencia, el juez considera probado que la mujer conducía bajo la influencia de bebidas alcohólicas consumidas durante la noche anterior y “adormilada” por su efecto y por haber dormido menos de tres horas, sin darse cuenta de la presencia de los dos ciclistas, que circulaban correctamente.

Las pruebas de alcoholemia a las que fue sometida por la Guardia Civil ante el evidente estado de embriaguez dieron como resultado, en la primera prueba 0,80 miligramos de alcohol por litro de aire espirado y 0,72 en la segunda, pero se negó a un nuevo control de contraste.

Durante el juicio, la condenada achacó esos positivos a la ingesta de un elixir naturópata, que consumía habitualmente mezclado con agua y que le suministraba su propia madre, propietaria en Íscar de un herbolario.

Esta versión fue totalmente desbaratada por los peritos, que en el juicio apuntaron que para dar positivo por ingesta de este elixir debería haber bebido nueve frascos.

La sentencia también rechaza esta versión, y apuntan que los agentes de la Guardia Civil confirmaron el evidente estado de embriaguez y olor a alcohol, la conductora cayó en varias incongruencias en la declaración ante los agentes y nunca les dijo nada sobre el elixir.

El fiscal y la acusación particular acusaban al conductor de dos delitos de homicidio imprudente y contra la seguridad en el tráfico, por lo que pedían una pena de cuatro año de prisión y retirada del carné durante seis.

No hay comentarios

Dejar respuesta