Un punto que sabe a poco

El conjunto de Portugal empató ante el Nàstic y sigue sin acercarse a los puestos altos de la tabla

Nástic-Real Valladolid
Álvaro Rubio y Tejera con Roger de fondo. Fotografía: LFP.

El empate de ayer en el Nou Estadi deja sensaciones encontradas. Por un lado, el equipo de Miguel Ángel Portugal suma su octavo partido consecutivo sin perder, sin embargo, se aleja de los puestos de Playoff que ahora están a cinco puntos, con los 43 que tiene el Córdoba. La próxima cita del domingo, ante el Huesca y en Zorrilla, significará otro partido clave para el devenir del equipo.

El Real Valladolid empató a uno en tierras catalanas ante un Nàstic de Tarragona que demostró ser un equipo duro con calidad y que se hizo valedor de la posición que tiene en la actualidad en la tabla clasificatoria. Los Roger, Álvaro Rubio y compañía jugaron a trompicones siendo superiores en la primera parte e inferiores en la segunda. Al final, empate justo que no ayuda en nada al Pucela en su escalada en la tabla y más aún tras el empate en casa ante el Numancia.

A ratos

Le costó entrar al equipo de la capital del Pisuerga en la calificada final de Tarragona por todos, hasta por el míster de Quintanilla de las Viñas, más de diez minutos y cuando parecía que lo hacía, el jarro de agua fría llegaba por parte de un Emaná que con la dosis precisa de suerte alojó el esférico en el fondo de la portería de Kepa Arrizabalaga.

El golpe despertó a los pucelanos que rápidamente empataron el choque por mediación de un Rennella al que le costó 300 minutos estrenarse con la blanquivioleta. A partir de ahí el cuadro vallisoletano se vino arriba y firmó los mejores minutos en el encuentro, los que van del 25 al 45.

Tras el descanso, el bajón fue notable, y al cuadro visitante le volvió a faltar constancia y regularidad en el juego y también frescura. Esa falta de facilidad de movimientos en sus jugadores a consecuencia del cansancio no fue vista por un Miguel Ángel Portugal que volvió a tardar un mundo en hacer los cambios.

El Pucela volvió a jugar a ratos lo que no le bastó para conseguir los tres puntos.

El tiempo pasa

Y lo peor de todo es que tras el empate ante el Numancia, con este ante el Nástic de Tarragona, el Real Valladolid se aleja de los puestos de Playoff que están ahora mismo a cinco puntos con una jornada menos y con solo quince por disputarse. 45 puntos en juego de los que al menos, hay que conseguir entre 25 y 30 para disputar el Playoff.

El tiempo pasa y el Pucela, aún con ocho partidos sin perder, no da esa sensación de suficiencia, de saber estar de tranquilidad y sigue sin estar dotado de esa regularidad en su juego de la que ha adolecido a lo largo de la temporada.

El tiempo se agota, la Liga llega a su fin y a su parte decisiva y el equipo de Miguel Ángel Portugal tiene que agarrarse al clavo ardiendo de volver a hacer de Zorrilla un fortín y pescar en plazas complicadas como El Sadar, Butarque o Mendizorroza. Complicado.

No hay comentarios

Dejar respuesta