Un calendario terrorífico a domicilio

Manu del Moral celebra uno de los goles en La Romareda.
Manu del Moral celebra uno de los goles en La Romareda. Difícil calendario a domicilio el que le resta al Real Valladolid. Fotografía: Real Valladolid.

A 16 jornadas vista para el final de la temporada comienza a hablarse de  “las cuentas de la lechera” para establecer cuál puede ser el número de puntos que puede dar al Real Valladolid un ascenso directo que a estas alturas de la película parece utópico, pero que de conseguir el triunfo en Tarragona puede comenzar a tornarse en real. Los expertos en números tienen en cuenta para realizar dichas estimaciones el complicado panorama que le queda al cuadro blanquivioleta lejos de Zorrilla con partidos ante los rivales de la zona alta de la clasificación y equipos que ya ganaron en Zorrilla al cuadro pucelano como Atlético Osasuna o Deportivo Alavés.

Terrorífico es la palabra exacta para definir el calendario que le queda al conjunto que comanda Miguel Ángel Portugal lejos del estadio José Zorrilla con ocho choques (siete de ellos ante conjuntos que están por encima del Pucela en la tabla clasificatoria en la actualidad) que van a definir el buen o mal hacer de un equipo que navega contracorriente y contrarreloj para alcanzar los puestos altos de la tabla.

Butarque, El Sadar o Mendizorroza en el horizonte

Comenzando por la salida de este fin de semana a un campo sumamente como el Nou Estadi de Tarragona, al Real Valladolid le restan ocho finales a domicilio, de las cuales tiene que salir victorioso en, al menos, cinco, para seguir teniendo opciones de ascenso directo o incluso de playoff, dada la igualdad existente en la categoría y contando con que el equipo vallisoletano mejore en casa.

La primera final, como el propio Portugal aseguró, es este mismo sábado ante el Nástic, un equipo que aventaja a los pucelanos en cinco puntos y que se aprovecha sumamente bien, jugando a la contra, de los errores del rival. Una derrota en tierras catalanas sería fatal para el devenir de un equipo, el vallisoletano, que no tiene margen de error.

Real Oviedo, Mirandés, Leganés, Osasuna, Deportivo Alavés, Tenerife y Elche son por este orden el resto de salidas que los Roger, Rennella, Álvaro Rubio y compañía tendrán que pasar con nota, y sobre todo victoria, si quieren seguir con opciones.

Buena racha con Portugal

Sin embargo, si nos centramos en los datos y en lo visto hasta ahora desde que Miguel Ángel Portugal aterrizara en la capital del Pisuerga, se puede ser optimista. Con la llegada del míster de Quintanilla de las Viñas, el Pucela únicamente ha perdido un encuentro a domicilio, ante el Girona, el pasado 4 de enero, en el primer partido del 2016, y en la que es, hasta el momento, la última derrota de los vallisoletanos en liga.

Cuatro victorias, ante Real Zaragoza, Albacete, Real Mallorca y Bilbao Athletic, y tres empates contra Almería, Lugo y Alcorcón, hacen que la escuadra que preside Carlos Suárez haya sumado 15 de los últimos 24 puntos como visitante, una cifra que de no ser por el mal inicio de campaña serviría para estar más arriba de esa undécima posición en la que el Pucela está en la actualidad.

La simbiosis perfecta

Más benévolo es para el equipo vallisoletano el calendario en el estadio José Zorrilla. El Pucela recibirá a Huesca, Unión Deportiva Llagostera, Almería, Real Zaragoza, Lugo, Albacete, Girona  y Real Mallorca con la misión de mejorar sus números como local, y con la norma de no fallar debido al escaso margen de maniobra.

La simbiosis perfecta para los pucelanos sería recuperar sensaciones en su feudo, mejorando los números que ostenta en la actualidad con 20 puntos sumados de 39 posibles y continuar con los buenos datos a domicilio para estar en la “pomada” hasta el final en la lucha por regresar a la Primera División del fútbol español.

No hay comentarios

Dejar respuesta