El Uni consigue su décima victoria consecutiva

El Universidad de Valladolid se llevó un derbi extraño ante el Cistierna FS, en el que todos los goleadores le dedicaron los tantos a su compañero lesionado Adri.

Balle espera el balón en el encuentro contra el Cistierna.

Con ganas de ganar para conseguir el décimo triunfo consecutivo y dedicárselo a Adri; así afrontó el Universidad de Valladolid el derbi frente al Cistierna. Los pupilos de Chema Rodríguez no cuajaron una gran actuación, pero supieron tocar las teclas adecuadas para lograr otros tres puntos que le mantienen en el liderato. El ‘7’, lesionado, vio el partido desde la grada y recibió el cariño de sus compañeros en cada gol.

Serio, como siempre, así empezó el choque el Uni. Gozó de las primeras ocasiones, pero ya se veía que le iba a costar marcar en esta primera mitad. Su rival tuvo la puntería más afinada y, tras un robo de balón, Kiki batió a Josu por el palo largo. Saltó la sorpresa en Fuente de la Mora en el minuto nuevo, aunque poco le duró la alegría al Cistierna.

Chema Rodríguez era consciente de que su equipo no estaba cómodo, por lo que solicitó el tiempo muerto. La arenga en ese descanso surtió efecto poco después. Raúl Pascual recibió un balón en el segundo palo y lo coló entre las piernas de un Dudo que pudo hacer algo más.

Con el empate, el Uni era otro y quería más. Balle tuvo la oportunidad de marcar a portería vacía, pero su disparo se marchó por encima del larguero. ‘El Toro’ perdonó la primera, aunque la segunda terminó dentro. Un buen pase de Dani Martín dejó al ‘10’ con el balón en el área, esquivó la salida de Dudo y marcó casi sin ángulo, cuando restaba poco más de un minuto para el descanso.

La segunda mitad comenzó con fuerza. En el primer minuto y medio cada equipo tuvo una ocasión. Dudo repelió el disparo de Balle, para el Uni, y el poste el tiro de Javi, para el Cistierna. Los vallisoletanos dieron un paso al frente para controlar el choque e intentar buscar el tercero, que llegó tras un balón de Ofa al segundo palo para que Miguelín lo empujara a la red.

Un minuto después, en el 29, se marcaron dos goles. Javi recortó distancias con un disparo que tocó en Leal y desvió la trayectoria; mientras que Picolo volvió a poner la ventaja en dos, con un tiro fuerte y cruzado. Cuando el Uni metió una marcha más no dio opciones a su rival.

Con el 4-2 el Uni no sufrió, pero tampoco acabó de encontrarse cómodo del todo. Cistierna sacó portero-jugador, pero los vallisoletanos, una vez más, se mostraron fuertes defendiéndolo. Un doblete de Molina y un gol de Ofa en los últimos segundos sellaron el décimo triunfo consecutivo.

El Universidad de Valladolid ya tiene 48 puntos en su casillero y tratará de aumentarlos en la próxima jornada, en la que visitará al Xove.

No hay comentarios

Dejar respuesta