Renegociar la deuda para que el soterramiento siga en el horizonte

Un plan de viabilidad y la revisión del convenio tratarán de garantizar la operación

Suárez-Quiñones, Gómez-Pomar y Puente tras la reunión.

Ha pasado una semana pero ha parecido una eternidad en el lenguaje corporal y verbal de los integrantes de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad. Lo que hace ocho días era tensión y escepticismo, hoy se ha convertido en palabras de agradecimiento, respaldo hacia las opciones de futuro y unidad ante el objetivo común. Fomento, Junta y Ayuntamiento han estrechado posturas y planteamientos con la intención de que la Sociedad no sólo no se disuelva sino que logre su objetivo inicial, el uso de los nuevos talleres de Renfe y el soterramiento.

Tras la reunión de poco más de hora y media, el Secretario de Estado de Infraestructuras, Transportes y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, ha sido el primero en tomar la palabra, esta vez acompañado y flanqueado por el consejero de Fomento, Suárez-Quiñones, y el alcalde de Valladolid, Óscar Puente.

Gómez-Pomar ha destacado que ha sido “una reunión muy provechosa en la que, felizmente, hemos podido alcanzar un acuerdo de cómo afrontar la situación de la sociedad”. Este consenso sobre el futuro se asienta en dos pilares fundamentales, la renegociación de la deuda y un replanteamiento del convenio inicial de la sociedad y de su futuro acompañado de un plan de viabilidad que contemple la opción más plausible para eliminar la barrera ferroviaria de la ciudad.

El punto más escabroso es, sin duda, la negociación con los bancos, que mañana desbloquearán las cuentas de la sociedad y con los que aún hay que lidiar para modificar las condiciones de pago, que tienen en el día 30 de marzo el próximo punto de inflexión con un nuevo vencimiento. La Junta se ha ofrecido a liderar esta negociación, aprovechando que cuenta con más mecanismos de presión, aunque todos los socios participarán en la renegociación de esta deuda contraída a comienzos de la década pasada “con unas condiciones que difieren mucho del contexto económico actual”, tal y como ha detallado Suárez-Quiñones.

El consejero ha indicado que se trata “de encontrar una solución que beneficie a todos, también que satisfaga a los bancos por lo que apelamos al buen criterio de las entidades financieras”. El objetivo es no sólo que se aplace el pago de la deuda sino, también, que se modifiquen las condiciones que afectan a los costes financieros de esta operación.

Plan de viabilidad

Julio Gómez-Pomar ha clarificado que se va a revisar el convenio fundacional de la sociedad de 2002, “para ver los compromisos y responsabilidades que asume cada socio, que se dimensione adecuadamente los gastos e ingresos para que todos los socios estén cómodos”. El secretario de Estado ha afirmado que “hay un compromiso y la voluntad de seguir adelante, queremos completar la operación de una manera satisfactoria, que Renfe se traslade a los nuevos talleres, que se liberen los terrenos y que se lleve a cabo el soterramiento”.

Las palabras de Gómez-Pomar han sonado casi reconciliadoras respecto a las de la semana pasada, tanto que Puente ha dicho que suscribía todo lo mencionado. “A los bancos les interesa llegar a soluciones para que esto se desbloquee”, ha planteado el alcalde que ha agradecido a la Junta que se ofrezca a liderar esta negociación.

Sobre la revisión del convenio, Puente ha indicado que “puede significar muchas cosas, tenemos que hacer planteamientos realistas, no cuentos de la lechera, pero sin renunciar a lo que ha generado esta operación desde el principio que es eliminar la barrera ferroviaria en la ciudad”.

No hay comentarios

Dejar respuesta