El detenido por abuso a menores enviaba mensajes sexuales por teléfono

El Valladolid Fútbol Sala ha mostrado su repulsa por los hechos y destacan que no era un entrenador sino un “colaborador-delegado”.

La Policía Nacional en una intervención

El entrenador del equipo Valladolid Fútbol Sala que ha ingresado en prisión por un delito de abusos sexuales a menores enviaba mensajes de contenido sexual y obsceno a varios chicos, según ha informado hoy la Policía Nacional en un comunicado.

La investigación se inició a raíz de la denuncia de una madre de las víctimas que alertó a la Policía sobre la existencia de una serie de mensajes con este tipo de contenido en el teléfono móvil de su hijo de 14 años.

Los agentes comprobaron que el hombre, de 27 años y sin antecedentes penales, había enviado más mensajes a otros menores, por lo que se le detuvo y, en un registro de su vivienda, la Policía se incautó de un ordenador portátil, un disco duro y un teléfono móvil.

Por su parte, el equipo Valladolid Fútbol Sala ha emitido hoy un comunicado mostrando su repulsa a estos hechos y explica que, en realidad, no se trata de un entrenador como sostiene la Policía Nacional, sino de un “colaborador-delegado” que llegó al club hace dos veranos tras ofrecerse a desempeñar labores con las categorías infantiles.

El club comprobó, según el comunicado, su experiencia deportiva en otros clubes de la ciudad, así como que no existía ninguna información que desaconsejase su incorporación al equipo.

El 22 de febrero pasado, la Policía advirtió al club que estaba investigando a este hombre y le pidió discreción y colaboración para obtener la máxima información posible.

En ese momento, el club procedió a la “total desvinculación, tanto deportiva como organizativa, de esta persona para que no pudiese tener ningún contacto posterior con algún jugador”, dice el comunicado.

El club ha seguido las pautas y tiempos indicados por la Policía Nacional para la puesta en conocimiento de los padres de los jugadores de esta situación por si tuviesen algo que poner a disposición de los investigadores.

El equipo no había tenido conocimiento ni queja alguna de ningún padre, jugador o miembro del club, sobre comportamientos o acciones anómalas cometidas por el colaborador que hiciesen sospechar estos lamentables hechos, añade la nota.

El club ha manifestado su más absoluta repulsa y condena sobre estos hechos que se deben “erradicar”.

Por su parte, el vicepresidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol y presidente de la Delegación Vallisoletana, Manuel Heredia, ha asegurado a Efe que este caso es un hecho “aislado” y ha pedido “no generalizar”.

“Desde la Federación condenamos este suceso y animamos a denunciar ante cualquier indicio, pero no hay que generalizar porque se trata de un hecho muy aislado”, ha subrayado.

El joven entrenador permanece ingresado desde ayer en la prisión provincial de Villanubla, una vez que el juzgado de instrucción número 3 de Valladolid decretara su ingreso como supuesto autor de un delito de abusos sexuales.

Según dichas fuentes, la investigación continúa y no se descarta tomar declaraciones a personas del entorno del club de fútbol sala por si hubiera más casos.

No hay comentarios

Dejar respuesta