Las señales de la discordia enfrentan a hoteleros y hosteleros

La Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid firmará mañana un convenio en el que se solicita una auditoría externa para determinar quién tiene que pagar y cuánto por la señalización

Jaime Fernández, presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid, en el centro, y Carlos Castro, secretario, la derecha de la imagen.

Desde finales de 2015 existe una guerra abierta entre la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid (APEHVA) y la Asociación de Hoteles de Valladolid debido a la desaparición de algunos hoteles de la señalización vertical que está presente en toda la ciudad. Hoteles como el Vincci, el Novotel o el Silken Juan de Austria en el Paseo Zorrilla.

Unas señales que desde 2002 son gestionadas para su mantenimiento por la APEHVA y por las que inicialmente pidió una cuota a los 24 hoteles que había en la ciudad y formaban parte de la APEHVA para que aportaran dinero a un fondo a este efecto.

A estos hoteles se añadieron seis más hasta 2010, que tuvieron que abonar una aportación económica a la APEHVA para ese fondo común y evitar agravios comparativos con los hoteles que ya habían pagado. El conflicto se inicia cuando en 2014 el dinero para ese fondo de mantenimiento de la señalización está llegando a su fin -unos 6.100 euros- y los hosteleros piden una cuota que algunos hoteles se niegan a pagar porque desde la Asociación de Hoteles dicen que sí hay dinero, como señala Jaime Fernández, presidente de APEHVA.

Momento también en el que se inicia la escisión de algunos hoteles pertenecientes al sector de hospedaje de la APEHVA, donde estaba Francisco de Frutos, para crear la Asociación de Hoteles de Valladolid que preside el mismo De Frutos.

Ante la negativa de esos hoteles a abonar la cuota pedida por la APEHVA, esta decide iniciar reclamaciones judiciales. Unas demandas que a día de hoy, desde los hosteleros señalan que son 17 -una por cada hotel que no pagó-, de las cuales nueve han sido favorables a la APEHVA para que esos hoteles paguen la cuota, otras tres dan la potestad para quitar la señalización y otras cinco decretan que los hoteles no han de pagar porque ya habían abonado su parte. Lo que contrasta con un comunicado enviado por la Asociación de Hoteles en el que se dice que la APEHVA ha perdido 12 de 15 juicios abiertos.

Unas cuotas que como ha señalado Fernández son de unos 180-200 euros al año por hotel, lo que para el presidente de la APEHVA “es triste” que se genere este conflicto. Unas cuotas que al no ser pagadas es cuando se inició el entramado judicial.

Solución mediante auditora

Para aclarar todo este tema, Jaime Fernández, ha comparecido públicamente ante los medios de comunicación y ha explicado que mañana jueves a las 14.00 horas se firmará un convenio entre hosteleros y hoteleros, con el Ayuntamiento como testigo, para realizar una auditoría externa que “ponga todo al día desde 2002 para ver quién tiene que pagar y cuánto”. Una auditoría que “volverá loco” al que la realice, según el presidente de la APEHVA.

El Ayuntamiento se ha propuesto mediar en el conflicto entre asociaciones y ha ofrecido hacerse cargo de la señalización. Algo que para Jaime Fernández “ojalá sea así” y poner fin a este conflicto.

Lo único claro en este conflicto entre la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid y la Asociación de Hoteles de Valladolid es que quién más sale perjudicada es la imagen turística de Valladolid.

No hay comentarios

Dejar respuesta