En la ruleta rusa, triunfó el pistolero pero pinchó el Pucela

El Real Valladolid tropezó de nuevo en Zorrilla y vio truncada su progresión

Roger tras uno de sus tantos.
Roger fue el protagonista del partido con dos goles. Fotografía: LFP.

El conjunto de Miguel Ángel Portugal sigue sin dar con la tecla en su estadio y empató a dos ante un Numancia que demostró estar también en racha ascendente. Roger puso a los blanquivioletas por delante al comienzo del choque pero Callens primero y Marc Pedraza después dieron la vuelta al marcador.  El 23 marcaría también el segundo del Pucela y certificaría un empate con la consecución de un punto que supone un resbalón en la escalada del equipo local.

Tras la victoria en San Mamés, a la escuadra que preside un Carlos Suárez que rajó al final del partido sobre la actuación del colegiado Figueroa Vázquez, le tocó ofrecer una de cal en un encuentro que comenzó de cara con ese gol tempranero inicial pero que finalizó con prisas y ataques deslavazados en busca de una victoria que nunca llegó.

El Pistolero y la ruleta rusa

Repetía once el técnico de Quintanilla de las Viñas tras el triunfo en tierras vascas con más efectividad que brillantez. Álvaro Rubio, que volvía a la convocatoria, se quedó en la banqueta y Borja volvió a formar en la sala de máquinas junto a un André Leao que en el día de ayer volvió a recordar más al jugador de comienzo de temporada que al del último mes de competición.

Arriba, Juan Villar, Mojica, Rennella y sobre todo un Roger, deseoso por volver a marcar en la que fue su casa la pasada campaña y de momento y hasta junio vuelve a ser un buen cobijo en el que pasar algo más de medio año.

No tardó ni cuatro minutos en desenfundar el futbolista cedido por el Levante tras una gran combinación con Juan Villar. En el 62 del encuentro volvió a sonar el ¡Bang! en el santuario pucelano para establecer la igualada en un choque en el que el Pucela jugó a la ruleta rusa fiando todo a su pistolero pero al que al final le salió el tiro por la culata con ese empate final que sirve para poco.

Zorrilla, una pesadilla

No termina de carburar este Real Valladolid en Zorrilla y eso que la imagen que ofreció en el día de ayer fue radicalmente distinta a la de hace poco más de dos semanas con ese empate insulso, desesperanzador y vacío ante una Sociedad Deportiva Ponferradina que llegó a la capital del Pisuerga desangrándose y se fue lleno de tiritas que cortaban su hemorragia.

El Pucela suma 20 puntos de 39 posibles en su feudo, con un total de cinco triunfos, cinco empates y tres derrotas y no encuentra la estabilidad necesaria como local, primero para tener ese colchón necesario de confianza a la hora de afrontar las salidas y segundo para auparse a los puestos de arriba en la tabla.

En estas últimas 16 jornadas de campeonato liguero que restan para el final, el equipo albivioleta debe hacerse más fiable en su santuario si quiere tener opciones de ascenso.

Todo como estaba pero con una partido menos

Mirando el lado positivo, el conjunto vallisoletano suma otra jornada, y van siete, sin conocer la derrota, desde el pasado 4 de enero de 2016, en el primer partido del año y en un encuentro horrible ante el Girona.

El Real Valladolid acaba esta 26ª jornada con 37 puntos, a tres de los puestos de Playoff, y a nueve del Leganés, que marca unas posiciones de ascenso directo que ahora mismo parecen inalcanzables para los de Portugal.

La próxima cita para los Roger, Rennella y compañía será el domingo, en el Nou Stadi y ante un equipo que ahora mismo le saca cinco puntos en la tabla clasificatoria al Pucela como es el Nástic de Tarragona. Duelo directo. Quién iba a decir esto al inicio de la temporada.

Crónica del partido aquí: http://bit.ly/217CLpP

No hay comentarios

Dejar respuesta