Subir escaleras de dos en dos en busca del cielo

Un joven de Toledo ha realizado hoy un curioso reto en el Duque de Lerma. No es algo aislado, se está preparando para el campeonato de Europa.

Se llama Christian López, es de Toledo, tiene 27 años y está titulado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Un joven al que le gusta el atletismo y que sufría en exceso las lesiones y tuvo que abandonar sus aspiraciones de competir al máximo nivel. Una historia de tantas. Sólo que en este caso, una idea se cruzó en el camino de este joven y modificó sus expectativas de futuro. Subir por las escaleras a los edificios más altos del mundo, “y todo lo rápido que pueda”, comentaba hoy antes de emprender un pequeño reto para él pero algo que la mayoría no se plantearía, subir las escaleras del Duque de Lerma en apenas dos minutos.

Casi 400 peldaños y 23 plantas de altura tiene el edificio más alto de Valladolid. “Está bien aunque ya he hecho carreras en otros mucho más altos, como en Frankfurt que tenía 61 plantas”, recuerda el atleta. Gracias al apoyo de pequeños patrocinadores locales, López lleva tres años compitiendo al más alto nivel de esta peculiar disciplina, más asociada, todavía, a una excentricidad o a los récord Guinness que a un deporte.

Los retos para este 2016 pasan por el campeonato de Europa el 12 de marzo en Varsovia (Polonia), las pruebas internacionales que puntúan para el ranking mundial el 1 de abril en Almere (Holanda) y el 12 de junio en Frankfurt (Alemania), y una prueba nacional que es un clásico para López y también fue su primera competición, el 14 de mayo en Benidorm. Después, Christian López sueña con poder competir en una carrera en la Torre Eiffel de París o en el Empire State de Nueva York.

De momento, está entre los cincuenta mejores del mundo y su meta es colarse en el top diez a nivel internacional. “La clave es el entrenamiento, la preparación y la dureza mental, porque hay muchas veces que te desanimas, pero también hay otras, como aquí en Valladolid, que según subes vas viendo la altura que coges en el edificio, y eso te da moral para seguir avanzando”.

Escaleras de dos en dos y ágiles impulsos en la barandilla, así ha hecho su peculiar cima en el Duque de Lerma en dos minutos y cinco segundos. Esa es su marca y el reto por si alguien se anima a emularle.

No hay comentarios

Dejar respuesta