El fin justifica los medios

El Pucela sigue sin convencer pero suma

Victoria ante el Bilbao Athletic.
André Leao intenta controlar el esférico.

Tras la victoria de ayer, muchas son las lecturas que se pueden sacar antes de afrontar los últimos 17 encuentros que restan para finalizar esta emocionante temporada. 51 puntos en juego para intentar abordar lo que hace unas semanas era una quimera y ahora se empieza a ver como algo real tras la racha de seis encuentros sin perder que suman los de Miguel Ángel Portugal.

Partido ante el Córdoba a un lado, lo cierto es que el Real Valladolid no se puede decir, ni mucho menos, que juegue bien al fútbol. Poquita elaboración, poco juego trenzado y la suerte que se fía al buen día de jugadores de calidad como Juan Villar, Manu del Moral o Roger, que empieza desde ya a dar los resultados que Braulio tenía en mente desde la cena de nochevieja.

Pero es que, si nos ponemos a pensar, pocos son los equipos, en esta división de plata del fútbol español, capaces de jugar bien y ganar. En Segunda, el fin justifica los medios y lo importante, como viene haciendo el Real Valladolid desde que arrancara 2016, comienza a ser sumar de tres en tres para alcanzar cuanto antes el vagón cabecero del tren que puede llevar al equipo pucelano a la máxima categoría del fútbol español.

Fortaleza

Otra de las claves de que este Pucela comience a escalar esa difícil pendiente fijada desde la marcha de Gaizka Garitano es la fortaleza que ostenta, sobre todo, en la faceta defensiva. Con el ex técnico eibarrés fueron 13 los tantos encajados en un total de nueve partidos mientras que con Portugal, el cuadro vallisoletano solo ha visto perforado su marco en diez ocasiones en un total de 16 encuentros.

Miguel Ángel Portugal ha dotado al equipo de una disciplina y un rigor tanto táctico como defensivo que está haciendo que al rival que se enfrenta al cuadro blanco y violeta le cueste un mundo perforar el marco custodiado por un Kepa Arrizabalaga que promete grandes cosas en esto del fútbol, no en vano está siendo seguido, incluso, por el Real Madrid.

Marcelo Silva y Juanpe, criticados hasta la extenuación al comienzo de la temporada, sobre todo el segundo, se muestran ahora como jugadores seguros y que pueden ser muy válidos en este escalón de plata del fútbol español.

Confianza

Si antes hablábamos de esa fortaleza defensiva, indispensable para abordar el objetivo del ascenso, ahora vamos a citar a la confianza, que puede ser la clave para que este Real Valladolid se crea que puede acometer la aventura que inició al comienzo del año.

Con el técnico de Quintanilla de las Viñas el equipo ha ganado en confianza, es otro, más seguro, con más temple. Las seis semanas sin perder, los 472 minutos sin encajar un gol, ayudan muy y mucho en el aspecto psicológico de unos jugadores que comienzan a creer.

La fortaleza y la confianza pueden convertirse, pues, en claves en una fase final de la campaña en la que comienza a dar igual como se juegue si el equipo acaba llevándose los tres puntos. El fin comienza a justificar los medios cuando el tiempo aprieta y el ascenso es clave tanto en lo deportivo, para recuperar un nombre en primera división, como en lo institucional para gozar de unos mayores ingresos debido a un reparto televisivo cada vez más importante en el mundo futbolístico.

No hay comentarios

Dejar respuesta