Todo se rompe menos la libertad creativa

Proyecto audiovisual de cinco realizadores de Valladolid

Hay momentos en nuestra vida en los que nos sentimos encorsetados, enjaulados por el día a día de nuestro trabajo. Apreciamos que no nos estamos proyectando tal y cómo queremos, que esa imagen que solo se refleja en los pequeños detalles es distorsionada a nuestra percepción.

Una idea similar es la que sirvió de germen para el proyecto audiovisual de ‘Todo se rompe’. Un trabajo coral que surge del compromiso conjunto de dos productoras vallisoletanas, Visual Creative y Plan Secreto, y de cinco realizadores de -o afincados en- Valladolid. Cinco piezas independientes que se vertebran en el concepto de ruptura, lo que permite que formen un todo con una única dirección pero varios sentidos.

Pablo García Sanz y Pedro del Río, representantes de Visual Creative y de Plan Secreto, respectivamente, son dos de los directores que acompañan a la terna final que conforman Jaime Alonso de Linaje, Víctor Hugo Martín Caballero y Jelena Dragas.

Los cinco, y todo el equipo de rodaje que llevan tras de sí, han estado durante estos días en diferentes localizaciones vallisoletanas para ponerle imágenes a las ideas que bullían en su cabeza y convirtieron en guion cinematográfico. La calle Santiago, el Parque del Mediodía de Parquesol o la cafetería El Paquidermo han sido los escenarios elegidos para rodar este proyecto con acento vallisoletano.

El proceso, como explica Del Río, ha sido sencillo. La idea surgió de la cabeza de Jelena Dragas, un concepto “suficientemente general para que cualquiera de los directores desarrolle su idea y que permita el nexo en común”. Desde ruptura sentimental a la de un simple ordenador.

Una vez se tuvo la idea global, cada uno plasmó su corto en el papel y después se hicieron una hoja de trabajo para el rodaje. Durante todo el proceso, en el que hay que dar respuesta a las “necesidades técnicas” de cada corto, participan todos de manera mezclada.

“Nos separamos los papeles entre todos, ya que muchos entendemos de varias cosas”, explica Pablo García a Noticias Castilla y León. Es decir, cada uno tiene su cortometraje pero todos participan en el del resto, y así se conforma la pieza genérica de ‘Todo se rompe’.

Todo el equipo son, además de compañeros de trabajo, amigos. “En nuestro trabajo profesional, con el que nos ganamos la vida, la creatividad está limitada porque te debes al cliente”, explica Pablo García Sanz. Por eso, este experimento “nos sirve para hacer lo que nos gusta, para dar rienda suelta a nuestra creatividad”.

Los cinco cortos que componen ‘Todo se rompe’ son: ‘Interferencia’, dirigido por Pablo García Sanz; ‘Sinopsis’, de Pedro del Río; ‘Ruptura’, de Jaime Alonso de Linaje; ‘Mensaje recibido’, de Víctor Hugo Martín Caballero; y ‘En esta ciudad no hay sitio’, de Jelena Dragas.

La idea es que se presenten de manera individual en el Notodofilmfest para luego poder juntarlos y moverlos de manera conjunta con una estrategia de distribución. Como explica Pedro del Río, “al ser breves el conjunto puede ser perfecto para moverlo como un paquete”.

No hay comentarios

Dejar respuesta