Siete detenidos por su relación con la agresión de Alsasua

La operación se está llevando a cabo desde primeras horas del día contra los supuestos autores de la agresión ocurrida el pasado 15 de octubre

Cuartel de la Guardia Civil en Alsasua.

La Guardia Civil ha detenido este lunes por la mañana a siete de las doce personas que la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha identificado por su implicación en la agresión que sufrieron dos agentes del Instituto Armado en Alsasua (Navarra) cuando disfrutaban de un momento de ocio con sus parejas, según informa el Ministerio del Interior.

La operación se está llevando a cabo desde primeras horas del día contra los supuestos autores de la agresión ocurrida el pasado 15 de octubre y las detenciones se están efectuando en distintos puntos de la geografía española y hasta este momento hay siete detenidos.

Las detenciones se están llevando a cabo después de que la juez Lamela encuadrara la semana pasada esta agresión en el bar Koxka del citado municipio en una campaña de acoso dirigida a aislar a la Guardia Civil y crear un “clima de miedo” entre los ciudadanos para evitar que entablen vínculos afectivos o de amistad con ellos.

La magistrada identificó a doce de los agresores, a los que acusa de un delito de terrorismo, y solicitó al Juzgado de Instrucción 3 de Pamplona que se inhiba a su favor. Según Lamela, la agresión ocurrida en la madrugada del 15 de octubre pretendía “atemorizar” a los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado y sus familias para que abandonen el País Vasco y Navarra.

Lamela vinculó a los agresores con el colectivo Movimiento Ospa y la campaña Alde Hemendiki (Que se vayan, en castellano). El objetivo fue “despertar la inquietud y el desasosiego” y perturbar el pacífico y normal desarrollo de la libertad en actividades tan cotidianas como tomarse algo en un bar.

Con las detenciones, la Audiencia Nacional quiere juzgar a los participantes de una campaña que quiere influir de forma negativa en la calidad de vida de los agentes y hacerles sentir objetivo continuo de grupúsculos violentos, “condicionándoles su vida diaria” y provocándoles temor cuando van a comprar, disfrutan de su tiempo libre o apuntan a sus hijos a actividades.

No hay comentarios

Dejar respuesta