La absurda y peligrosa moda de los “payasos diabólicos”

Estados Unidos y Europa sufren un rebrote de este fenómeno que surgió hace dos años en Francia y que está causando un verdadero quebradero de cabeza a la Policía Nacional que investiga varios casos en España.

Imagen de las máscaras requisadas a unos jóvenes el viernes en Almería. Imagen Europa Press/Policía Local de Almería.

Con la llegada de Halloween este “ritual” que se ha puesto en los últimos meses de moda y que consiste en que un hombre o mujer se vista de payaso para atemorizar e incluso agredir al personal, parece que se está extendiendo poco a poco para el desconsuelo de los Cuerpos de Seguridad y para el descontento de aquellos que solo buscan dar un tranquilo paseo.

El triste fenómeno ha traspasado fronteras y se ha convertido en un problema para el continente Europeo en general y para España en particular que promete alcanzar su punto álgido con la celebración de Halloween el próximo lunes, 31 de octubre.

Esta no es una moda nueva. La aparición de estos payasos que asustan, gastan bromas de mal gusto e incluso agreden arrancó hace un par de años y se ha convertido a día de hoy en un problema de seguridad que ha llevado a la Policía Nacional de España a pedir “calma” ante la “creciente alarma social” generada.

Las redes sociales también ayudan para atemorizar ante la difusión de mensajes que informan sobre la presencia de estos payasos que han sido vistos con actitud intimidatoria en ciudades de España tales como Zaragoza, Badajoz o Paterna (Valencia).

La Policía Local de Almería detuvo el viernes a dos jóvenes de 20 y 21 años que corrían por el centro de la ciudad andaluza disfrazados de “payasos diabólicos” con una escopeta ‘franchi’ y una pistola (simuladas), como apuntaron los agentes, que participaban en un juego de supervivencia zombi.

La Policía investiga diferentes perfiles creados en redes sociales mientras que las autoridades siguen sin encontrar una explicación concreta a un fenómeno que alcanzó su culmen en 2014 con unos vídeos a través de Youtube que han llegado a acumular más de 600 millones de reproducciones desde 2013.

Una moda absurda y peligrosa esta de los “payasos diabólicos” que va a más y que puede acabar en desgracia ante el gusto de algunos para, a partir de una máscara que cubre su identidad, incordiar y agredir a personas que disfrutan de un paseo en cualquier punto de la geografía española.

No hay comentarios

Dejar respuesta