¿Por qué las tapas de los bolígrafos tienen agujero?

Con esta medida se salvan miles de vidas cada año

El agujero de los bolígrafos salva miles de vidas cada año.

Has rebobinado miles de cintas con su ayuda, los has utilizado además como cerbatanas, también como uñas postizas y los has mordido, por los nervios o simplemente por diversión hasta hacer de ellas un trozo de plástico rechupado.

Tal vez lo hayas tenido cerca pero no te hayas dado ni cuenta pero lo más seguro es que sepas que a los BIC, la marca más conocida de bolígrafos del mundo, les caracteriza ese capuchón en forma de cono con un agujerito en la punta del mismo, agujerito que está puesto ahí por algo.

Como hemos asegurado previamente, son muchos los que mordisquean estos objetos sin saber el riesgo que ello conlleva. De tragártelo, podrías ver obstruída tu tráquea y podrías incluso morir ahogado de no ser por el orificio inteligentemente colocado para que, en caso de accidente, la vía respiratoria quede abierta y no fallezcas en el acto.

En 1991, esta marca francesa comenzó a fabricar sus bolígrafos con estos agujeritos en los capuchones en una idea que acabaron por patentar otras grandes marcas de bolígrafos y plumas.

En España, desde 1998, existe una norma que recomienda a los fabricantes establecer uno de los dos sistemas de seguridad conocidos: el de agujero o la lengüeta.

En Reino Unido se calcula que entre los años 2000 y 2010, 10.000 personas se atragantaron con alguna de las partes de lapiceros o bolígrafos.

Esta marca de bolígrafos puede, pues, congratularse con una medida eficiente y de calidad que salva, como hemos apreciado a lo largo de este escrito, miles de vidas todos los años.

No hay comentarios

Dejar respuesta