Estados Unidos no da opción y España consigue una meritoria plata

Las de Lucas Mondelo sellan así un espectacular torneo y certifican que, como el combinado masculino, son una selección de leyenda

Laura Nicholls, en busca de la canasta. Fotografía: FEB.

No pudo ser. Como se esperaba, Estados Unidos barrió a España del parquet del Carioca Arena 1 de Río de Janeiro y se llevó el oro tras vencer por 101-72 a las Laia Palau, Alba Torrens, Marta Xargay y compañía que se irán de estos Juegos Olímpicos con una plata colgada al cuello, cuando en las anteriores Olimpiadas, las de Londres 2012, ni siquiera estuvieron presentes.

El encuentro comenzó con una Estados Unidos dejando las cosas claras desde el inicio de la final, con un triple de Maya Moore desde más de siete metros. Anna Cruz, la heroína de los cuartos de final con una canasta para la historia que daba el pase a las semis para las suyas, comprimía el marcador en lo que iba a ser la tónica del primer cuarto que acabó con un 21-17 para las favoritas.

Las americanas metían quinta en el segundo parcial y gracias a la muñeca privilegiada de Taurasi, que convertía un triple sin apenas inmutarse, ponía el 35-24 en el luminoso estableciendo la máxima ventaja, once arriba para las americanas que ponían un puntito más para marcharse al descanso con una ventaja clara de +17, 49-32.

Tras la reanudación, poco cambió. España, sabedora de que la final estaba decantada, se dedicó a disfrutar mientras la Griner, Whalen y compañía seguían anotando sin piedad para abrir más la brecha al final del tercero con el 81-49. Al final 101-72 y España que se lleva la plata ante una selección, prácticamente imbatible.

Las de Mondelo cierran así un ciclo mágico consiguiendo ser campeonas de Europa en 2013 y terceras en 2015, logrando ser subcampeonas del mundo en 2014 y cerrando el círculo con esta plata olímpica que, sinceramente, sabe a oro.

No hay comentarios

Dejar respuesta