El taekwondo español gana la medalla de plata y bronce

Eva Calvo ha conseguido alzarse con la medalla de plata en la categoría de 57 kilos del taekwondo y Joel González se adjudicó la medalla de bronce en la categoría de 68 kilos

Joel González gana la medalla de bronce. REUTERS. /Europa Press

La taekwondista española Eva Calvo ha conseguido alzarse con la medalla de plata en la categoría de -57 kilos del taekwondo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras perder en la final contra la británica Jade Jones por 16-7. Eva

La de Leganés fue valiente y buscó sus opciones ante la gran favorita y actual campeona olímpica, pero esta se mostró demoledora en el asalto final cuando su rival buscó el oro con ahínco. Al final, una plata después de un torneo donde supo mantener nervios de acero para ir avanzando rondas y citarse con una de sus rivales de los últimos años.

Jones demostró su peligro y cerró el primer asalto con un contundente 6-0 tras dos acciones en la cara de su oponente. Pese al marcador adverso, la madrileña arriesgó y logró conectar también en el rostro de su rival para llegar al último asalto con todo por decidir (7-6).

Pero la británica no dio opciones y acabó imponiéndose por un claro 16-7 dejando a la española con una plata muy valiosa de cara a un futuro muy prometedor. Los bronces en el peso fueron precisamente para dos de sus víctimas, la egipcia Wahba y para la iraní Alizadeh.

Un premio con sabor a bronce

El taekwondista español Joel González se adjudicó la medalla de bronce en la categoría de -68 kilos del taekwondo de los Juegos de Río de Janeiro tras batir por 4-3 al venezolano Edgar Contreras, logrando su segunda presea olímpica, ‘dulce’ también por todo lo que ha conllevado.

El catalán fue protagonista hace cuatro años en Londres, cuando conquistó el oro en un peso menor, -58 kilos. Entonces, decidió cambiar y subir de cara a Río 2016, pero todo su ciclo olímpico estuvo marcado por una lesión de rodilla que le tuvo parado más de un año.

El de Figueras intentó ser el dominador ante un oponente a la espera en todo momento. Después de un primer asalto sin puntos, el español se puso por delante, pero el sudamericano logró llegar al tercero empatado tras una de sus escasas acciones ofensivas.

El catalán no se inmutó y logró conectar una patada en la cabeza para ponerse 4-1, una ventaja que supo administrar para quedarse con un bronce de mucho valer y que compensa todo su duro esfuerzo de estos cuatro años.

No hay comentarios

Dejar respuesta