Una embarazada protagoniza una espectacular persecución policial en Tenerife

Conducía el vehículo después de cometer una serie de hurtos

Bravo Murillo, una de las calles por las que se desarrolló la persecución

Un varón de 36 años y una mujer de 34 embarazada de ocho meses fueron detenidos el pasado sábado tras cometer una serie de hurtos y protagonizar una persecución por las calles de Santa Cruz de Tenerife en un vehículo que figuraba como sustraído, según ha informado el gabinete de comunicación de la Policía Local.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 22.00 horas, cuando se avisó a la Policía del hurto en una conocida tienda de ropa por parte de una pareja que huyó circulando en un coche. Varias patrullas de la Policía Nacional les localizaron en el puente General Serrador y al darles el alto, los ocupantes no obedecieron y se inició una persecución por varias calles de la ciudad

El coche logró acceder por las vías del tranvía hasta la avenida Bravo Murillo y al detectar la presencia de otras patrullas policiales circuló en dirección contraria por la calle Ni Fú Ni Fá, llegando a subirse a la acera para esquivar a otros vehículos y poniendo en peligro a varios peatones que transitaban por el lugar.

La huida prosiguió por el paseo de La Concordia, viario del barranco de Santos y avenida Venezuela; después volvió a circular en sentido contrario por las calles Mencey Bencomo, Tanausú y Guía de Isora, donde otro vehículo policial le cortaba el paso.

Tras eludir ese punto causando daños al patrulla, huyeron a gran velocidad por la calle Eladio Roca Salazar hasta la subida hacia la Cuesta Piedra, aunque tomaron la dirección descendente alcanzado la avenida Islas Canarias en sentido contrario.

Tras sobrepasar las vías del tranvía prosiguieron su fuga por las calles Manuel de Falla, Simón Bolívar, Tío Pino, camino del Hierro, Pedro José de Mendizábal, Masca, Alcalde Mandillo Tejera, introduciéndose hacia una zona de aparcamientos en Los Gladiolos.

El copiloto, perseguido a la carrera

En ese punto, el copiloto abandonó el vehículo y fue perseguido a la carrera por agentes de la Policía Local y del Cuerpo Nacional de Policía que le dieron alcance. El arrestado mostró una fuerte resistencia a la detención, golpeando a los agentes y oponiéndose violentamente a la acción policial.

Mientras tanto, otro agente había procedido a la detención de la mujer que conducía el coche, observando de inmediato que la joven estaba embarazada, según su propio testimonio de ocho meses.

Además, al revisar sus datos se detectó que tenía pendiente una orden judicial de búsqueda y detención por los juzgados de la capital tinerfeña. La arrestada fue trasladada al servicio de urgencias y maternidad del Hospital de La Candelaria para evaluar su situación.

No hay comentarios

Dejar respuesta