Portugal conquista Francia y se proclama campeón de la Eurocopa

Con un gol de Eder en el minuto 110

Foto: UEFA.

Portugal se ha proclamado este domingo campeón de la Eurocopa por primera vez en su historia tras ganar a Francia en el estadio parisino de Saint Denis. Un gol de Eder en la segunda mitad de la prórroga decidió un encuentro en el que las ocasiones de gol y el buen juego brillaron por su ausencia.

Un partido ramplón, como el grueso de partidos de esta Eurocopa. Sin apenas juego y con más ganas que otra cosa. Si hubo algo de juego ese lo puso Francia, que desde el inicio del partido comenzó dominando el cuero y encerrando a Portugal.

Los lusos, como en todo el torneo, adolecieron de una total falta de construcción de juego y lo basaron todo a estar bien replegados y a salir con rapidez, basando todo a los balones largos para Nani y Cristiano Ronaldo. Hasta que en el minuto 24 la estrella lusa se retiraba del campo entre lágrimas después de un choque con Payet que le torció la rodilla derecha.

Y con esa lesión se fue apagando el partido poco a poco, sin ocasiones claras en ninguna de las dos porterías. Si acaso Rui Patricio, el portero luso fue el mejor de su eequipo, con varias manos salvadoras a tiros de Sissoko o de Giroud. Así el partido se fue muriendo, con Portugal metido en su área y con Francia incapaz de romper el orden defensivo.

Pero al borde del final de los noventa minutos fue el palo el que salvó a Portugal tras un disparo de Gignac, que dejó sin cadera a Pepe pero le pegó mordida.

Y de nuevo otra prórroga. En estos treinta minutos Portugal fue mejor que Francia, con una ocasión clara en la primera mitad y un larguero de Guerreiro a balón parado. Y a los pocos minutos de esa ocasión, en el 110, llegó el gol del espigado Eder. El delantero, que entró de refresco en la segunda mitad de los primeros noventa minutos, enganchó un derechazo desde fuera del área que sorprendió a Lloris y a toda Francia.

Con ese gol, los diez minutos siguientes fueron un quiero y no puedo para Francia y todo un país que se las prometía muy felices en ‘su’ Eurocopa. Pero en el fútbol no hay nada decidido hasta que pite el árbitro.

No hay comentarios

Dejar respuesta