La curiosidad por los crímenes persiste en el tiempo

Según la aplicación Historias, en muchas ciudades el 40% de las historias más leídas son sobre crímenes y asesinatos políticos

El asesinato de Blas Infante en la Guerra Civil es uno de los que más consultas recibe en la aplicación.

Puede que sea por morbo, o por pura curiosidad, pero los crímenes, los sucesos, generan una gran atención. Temas especialmente leídos y no sólo vinculados a la actualidad del día a día, también a la hora de conocer la historia de un país o una ciudad. “La historia de un país es también la historia de sus crímenes”, así sentenciaba el famoso programa ‘La Huella del crimen’.

Los crímenes de un país son en muchas ocasiones la clave para conocer los cambios en su situación política y social a lo largo de los años. De hecho, algunos asesinatos y atentados han marcado un antes y un después en la política de un país, y por eso a pesar del estupor y el horror que causan en un principio, terminan convirtiéndose en historias de gran interés social.

Según los datos de Historias, una aplicación que pretende divulgar la historia desconocida de las ciudades, los crímenes y asesinatos políticos de las ciudades españolas son uno de los temas que más interesa a los españoles. En ciudades turísticas como Madrid, el 40% de las historias más leídas tratan sobre crímenes o conflictos bélicos, generando un especial interés los sucesos de la Guerra Civil, el franquismo o la transición española. Gracias a los datos recabados por la aplicación, Historias ha elaborado un ranking con los 5 crímenes y sucesos políticos que más han impactado a los españoles:

·        El espía alemán: Uno de los crímenes que más ha conmocionado a Cataluña es el asesinato de Josep Albert Barret, empresario y director de la Escola del Treball. Durante la Primera Guerra Mundial colaboró con la causa aliada suministrando material de guerra al ejército galo, por lo que en 1918 Josep recibió 18 balazos por parte de un pistolero contratado por el comisario de policía Manuel Bravo Portillo, un supuesto espía del ejército alemán.

·        El fusilamiento de Blas Infante: El fusilamiento de Blas Infante en 1936 continúa hoy en día en la memoria de los españoles. Escritor, político y abogado malagueño, el “Padre de la Patria Andaluza” está considerado como el máximo exponente del andalucismo debido a su interés por lograr un Estatuto de Autonomía para dicho territorio. Poco después de la sublevación militar que dio lugar a la Guerra Civil, Blas Infante fue detenido por miembros de la Falange Española y ejecutado.

·        El crimen de la tinaja: El 13 de agosto de 1969 un vecino de Hortaleza (Madrid) encontró el cuerpo de una joven dentro de una tinaja. Se trataba de una antigua interna de un psiquiátrico que al parecer tenía estrechas relaciones con el hampa y los soldados estadounidenses de la base aérea de Torrejón de Ardoz. De hecho, se cree que pudo ser uno de los militares quien decidió matarla, pero para no dañar las fructíferas relaciones con EE. UU., nunca se llegó a investigar.

·        Atentado en el cuartel de la Guardia Civil: el 11 de diciembre de 1987 la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza sufrió un fuerte atentado en el que murieron 11 personas, entre ellas 5 niñas. Eran las 6:10 de la mañana cuando un coche bomba cargado con 250 kg de explosivos por los terroristas de ETA, saltó por los aires provocando una onda expansiva lo suficientemente fuerte como para derribar parte del cuartel.

·        Atentado contra José María Aznar: El 19 de abril de 1995 la banda terrorista ETA trató de matar al entonces presidente del PP, José María Aznar. Mientras éste se dirigía a su oficina en la calle Génova, los terroristas hicieron explotar un coche bomba en la calle José Silva. A pesar de que Aznar no sufrió heridas graves, el atentado dejó 16 heridos, una de las cuales falleció poco tiempo después.

No hay comentarios

Dejar respuesta