La nueva moda del ‘Dead Drop’

Es una técnica que consiste en el intercambio de archivos a través de conectores USB ubicados en los lugares más insospechados

El Dead drop de Aram Bartholl gana adeptos en todo el mundo

A Aram Bartholl, un artista alemán, se le ocurrió por primera vez colocar unidades de USB en cualquier parte del mundo. En los sitios más insospechados. En un muro, junto a un buzón, cerca de una alcantarilla. Cualquier lugar es bueno para crear una red P2P (De persona a persona) anónima que posibilite el intercambio físico de archivos sin necesidad de conectarse a Internet.

Un proyecto original que nació hace apenas seis años, en 2010 en Nueva York, cuando Bartholl escondió las primeras cinco memorias por el mundo, que en la actualidad se han multiplicado y han pasado a ser miles por la buena aceptación de la iniciativa en un mundo que vive en la actualidad conectado hasta decir basta.

Técnica del Dead Drop
Técnica del Dead Drop

El juego comienza haciendo un agujero e incrustando posteriormente el “pendrive” dejando la parte del conector a la vista. Posteriormente se sella con cemento o masa y ya está listo para ser usada. Las memorias tienen que estar vacías en el momento de su colocación, únicamente con el archivo acordado previamente.

El siguiente paso es comunicar a la web deaddrops.com el lugar exacto donde se ha colocado esta memoria para que otros usuarios puedan encontrarla y a partir de este momento cualquiera puede conectar su ordenador e iniciar el intercambio de archivos.

Esta actividad está pensada para que cada uno deje los USB con archivos que son necesarios para otra persona tales como música, películas, fotos, etc. con el fin de que otra personas pueda utilizarlos. Al no tratarse de un sistema que esté conectado a Internet no deja huella y las autoridades no pueden intervenir ya que no se vulnera la ley de descargas

Otra excusa para interactuar y para compartir archivos con el fin de seguir fomentando la interactividad a nivel mundial que está llegando en la actualidad a límites insospechados.

No hay comentarios

Dejar respuesta