Comerse los mocos es bueno para la salud

El moco refuerza el sistema inmulógico y puede servir como vacuna gratuita

Comerse los mocos es bueno para la salud.

Una de las costumbres más arraigadas de los niños es la de hurgarse la nariz en busca de mocos para extraerlos y comérselos. A este acto se le ha asociado siempre una connotación negativa en forma de asco, y es por ello que cuando vemos a alguien hacerlo, a muchos se les revuelve el estómago y tratan de educar a sus hijos para que no lo hagan.

Son muchos los pequeños que llevan a cabo esta acción y lo más curioso es que lo hacen por sí mismos, sin que nadie les haya enseñado a hacerlo. Esto puede hacer pensar que, al no tratarse de una conducta aprendida, podría ser algo natural, e incluso bueno para nuestro cuerpo.

Esta hipótesis viene confirmada por Friedrich Bischinger, afamado pneumólogo austriaco que ha asegurado que sacarse los mocos es un acto recomendable y que comérselos, sobre todo en los más más pequeños, es aún mejor.

La nariz funciona de filtro, lugar en el que se concentran las bacterias, evitando que estas lleguen hasta nuestros pulmones. Por ello, los mocos se convierten en auténticos vehículos de bacterias que, tras ser ingeridos, funcionan como una vacuna.

El especialista señala que comerse el moco es de sentido común y muy natural en el ser humano porque acaba siendo una buena forma de reforzar el sistema inmunológico y compara esta práctica con las vacunas en la medicina moderna, que tratan de hacer lo mismo de una manera más complicada y costosa.

Quizás cambien los hábitos con el paso del tiempo y llegue el momento en el que tengamos “vacunas gratuitas” a través de la ingesta de este material viscoso.

No hay comentarios

Dejar respuesta