Las redes sociales: ¿Amigas o enemigas del periodismo?

El Congreso Iberoamericano de Redes Sociales (IRedes) analiza estos días en Burgos la presión que las redes sociales ejercen en el periodismo

Uno de los debates en el congreso (Foto: iRedes).

Que las redes sociales han cambiado la forma de comunicarnos y también de informar es un hecho. El paso del tiempo ayudará a entender este fenómeno y sus cambios, tanto en la parte positiva como negativa, para la comunicación y el periodismo. El VI Congreso Iberoamericano de Redes Sociales que se celebra estos días en Burgos se ha centrado, entre otros temas, en la “presión” que ejercen las redes sociales sobre el periodismo y la gran “responsabilidad” que asumen los periodistas cuando su trabajo se divulga a través de unas herramientas que “multiplican” el poder de la comunicación.

Durante sus intervenciones en el diálogo de clausura de este congreso, el escritor y periodista Arturo Pérez Reverte ha calificado de “terrible” esa presión a la que las redes sociales como Twitter someten a los periodistas, reconociendo que él mismo ha tenido que “disciplinarse” para no dar “titulares gratuitos”.

Ha insistido en que “es muy fácil sacar de contexto un titular” o un tuit, así que no se puede hablar en las redes sociales como lo haces con unos amigos en la barra de un bar, y por ese motivo se muestra “prudente” y evita “facilitar el trabajo a los manipuladores”.

De hecho, algunos de sus tuits más polémicos, aquellos que han servido de base para que le acusen de fascista o machista, han sido analizados en ese diálogo de clausura de la mano de los otros dos participantes, los también periodistas y escritores Manuel Jabois y Antonio Lucas.

Jabois ha reflexionado sobre cómo afectan las menciones que en las redes sociales tienen las noticias que se publican en los medios de comunicación y cómo, en algunas ocasiones, los periodistas se han visto forzados a corregir o suprimir una información por el revuelo ocasionado.

Por su parte, Lucas ha criticado el periodismo digital de los grandes medios, que se ha convertido en un “parque de atracciones”, en el que priman las interacciones sobre el contenido, dado que parece que están obligados a “emitir estímulos de manera constante”.

Igualmente, Manuel Lucas ha realizado una fuerte crítica a la profesión periodística, en la que mientras algunos se están “enriqueciendo” en los medios y en las empresas, proliferan los empleos en precario, las colaboraciones gratuitas y las becas sin remuneración.

Lucas ha pedido que se evite, por todos los medios, convertir el periodismo en una “profesión mendicante”, y que los profesionales rechacen trabajar gratis; y es que el periodismo es una profesión muy esclava pero poco reconocida, ha asegurado Arturo Pérez Reverte.

Sobre periodismo han hablado también algunos de los premiados en esta sexta edición del iRedes, como Xavier Aldekoa, Premio iRedes Letras Enredadas por su “pasión por el periodismo de calidad”, quien ha defendido que las redes sociales son una “herramienta” de trabajo más y se deben utilizar con normalidad, pero que no deben condicionar el día a día de los periodistas.

El corresponsal en África para La Vanguardia y fundador de 5W ha sido reconocido por su capacidad para trabajar en cualquier tipo de formatos y, sobre todo para no perder de vista el objetivo último: las personas.

Por su parte, Carlos Serrano, director de Estrategia Digital y Contenidos de la Fundación García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, ha recogido el Premio iRedes Institucional, asegurando que el “verdadero desafío de la profesión está en el autocontrol”.

Las redes sociales tienen un efecto “multiplicador” sobre el poder de la comunicación; no sólo “dan voz” a aquellos que “deben ser escuchados”, sino que también hacen al periodista más “responsable” para con su audiencia y el servicio público que presta, obligándole a decir “lo que debe ser dicho”.

Finalmente, el Premio iRedes en la categoría individual ha ido para Eduardo Arriaga, periodista y profesor universitario chileno que cuenta con una valiosa y sostenida trayectoria en las redes de divulgación de las innovaciones tecnológicas que transforman la comunicación y los medios, y que no ha podido estar presente en la entrega de los premios.

El Congreso Iberoamericano de Redes Sociales ha contado también, en esta segunda y última jornada, con la presencia de Luis Moro, cantante de ‘Un pingüino en mi ascensor’ y publicista, quien ha analizado cómo las redes sociales ayudan a vender un producto como es la música, conectándolo con su comunidad y facilitando su posicionamiento como marca.

“Los artistas no somos productos, somos marcas”, ha insistido, y una marca requiere de una personalidad propia y un contacto con sus seguidores, y las redes sociales ayudan en esa tarea, ha insistido Moro, protagonista de una de las charlas enredadas.

Además, Quique Peinado y Carlos Langa han puesto el toque de humor, con un diálogo divertido sobre sus experiencias en el mundo digital, y Núria Vilanova, Antoni Gutiérrez-Rubi y María José Canel han hablado sobre la democracia en la red, en un iRedes que se ha cerrado con “éxito” de asistentes”, según la organización.

No hay comentarios

Dejar respuesta