Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y es precisamente eso lo que se busca cada año en el máximo galardón mundial de fotografía, el World Press Photo. Un premio que en 2015 se ha llevado el australiano Warren Richardson gracias a una fotografía donde el drama de los refugiados se hace tan presente como doloroso.

Richardson, un fotógrafo freelance afincado en Budapest (Hungría), ha conseguido la distinción de la mejor fotografía de 2015 gracias a una imagen en blanco y negro tomada en la frontera entre Serbia y Hungría. ‘Hope for a new life’, que es como se llama la fotografía, está tomada a la luz de la luna.

La foto llama la atención por la crudeza de lo que explica con un gesto simple. Fue tomada la noche del 28 de agosto y en ella se ve como un padre recoge a su hijo, de escasos meses de vida, a través de una valla metálica de espino. Su mirada se dirige hacia la mano que le ayuda, en la oscuridad de la noche. En sus ojos se pueden intuir tanto gratitud como cansancio.

Una imagen que relata a la perfección la crudeza de la situación para los millones de personas que huyen de sus países en guerra -Irak, Siria, Afganistán…- en busca de una vida sin bombas. No saben si mejor, pero lo único que quieren es dejar de temer día a día por su vida.

Parecía cantado que este año el World Press Photo premiaría a alguna de las esplendidas imágenes que relatan una de las vergüenzas de 2015 -y del siglo-. Una imagen que cumple a la perfección con algunas de las ramas más básicas del periodismo. No solo informar sino también denunciar y hacer llegar a miles de millones de personas lo que pasa en los lugares más recónditos del planeta. Abrir los ojos ante una realidad tan dolorosa que escuece.

Para los diferentes premios de 2015, el World Press Photo ha recibido unas 83.000 imágenes de más de 5.800 fotógrafos de hasta 128 países. De todas ellas han tenido que hacer una criba hasta quedarse con 40. Ardua tarea para que nosotros podamos deleitarnos de la magia de un disparo, aunque lo que refleje sea los males de la sociedad actual, como es el caso.

No hay comentarios

Dejar respuesta