VÍDEO | Foz Côa, universo mágico de convivencia y fiesta con el almendro en flor
Desfile Alegórico en la fiesta de las Amendoeiras em Flor en Vilanova de Foz Côa (Portugal)./ FALCÃO

VÍDEO | Foz Côa, universo mágico de convivencia y fiesta con el almendro en flor

Vila Nova de Foz Côa clausuró este domingo su particular 'Festa da Amendoeira em Flor e dois Patrimónios Mundiais', ya en su XXXIX edición
|

La mañana de este domingo de principios de marzo, uno de los más primaverales días de este incierto invierno -por la mañana frío, luego algún chubascos y por la tarde sol de 20ºC y alguna nube húmeda- se extendió entre las laderas de Côa y del Duero. En lo alto se erige Vila Nova de Foz Côa en uno de los días más importantes por concurridos de su ciclo festivo anual. La villa, que abre camino al Alto Douro Vinhateiro, era tomada por gentes llegadas de todos los lugares del país, y de España, bastantes españoles, que comían en calles y jardines y, los que pudieron, en los poblados restaurantes. El viajero que va de almendro en almendro como las abejas, si otras veces peixes de río, en esta ocasión no más que unos dulces y un café. Las prisas, ay!





Vila Nova de Foz Côa celebra A Festa da Amendoeira em Flor e dois Patrimónios Mundiais, ya en su XXXIX edición. Era su cierre. Era la finalización de tres semanas repletas de actividades, ferias, muestras y conciertos, muchos conciertos… En Portugal gusta el concierto, no tanto la verbena…En esta jornada última se celebra la esperada, concurrida y participativa alegoría etnográfica. Cerca de cincuenta, concretamente 48, carrozas/carros desfilaron por toda la villa.


Muchas parras y mucho vino. Buen pan y mejor camino. Mucha imaginación y más diversión. Este desfile, como un tardío Don Carnaval en tiempos de Doña Cuaresma, gusta a los lugareños. Decenas de autobuses, miles de personas toman el centro de Vila Nova porque, además, está el mercado, los puestos de feria y las tiendas de productos regionales abiertas. Lo interesante es que hay para todos. Es la villa convertida en ciudad. Una circunstancia que, como indica el vicepresidente y organizador João Paulo Lucas Donas Botto Sousa, “hasta agosto volverá la villa a su vida de interior”, a su trabajo de pueblo de río, a sus viñas y olivares. A la tierra.


El viajero vivió una tarde interesante, divertida. Sugestiva por todas esas personas que dejan sus aldeas y sus predios, sus bodegas y sus viñas para participar en la alegoría de la cultura popular. 48 carros que, unos con más imaginación que otros, mostraban la historia, las tradiciones, los usos y costumbres, el patrimonio material y también el inmaterial.


En una tarde soleada y una avenida principal abarrotada, vimos mucha diversión en un desfile que abría la Banda Filarmónica de Freixo de Numão a la que seguía, como por orden alfabético, Almendra -la de Portugal, que reivindica su estación de tren, en estos tiempos en que se mira al estrago que se produjo en el pasado cerrando vías y estaciones-. Y así, un largo desfile bullicioso pero también reivindicativo. Era la historia viva de esta tierra apegada a dos ríos. 


Y hablando de trenes, aunque en esta ocasión escasa fue su presencia en el desfile, no está más recordar la intensa petición del presidente de la Câmara Municipal, Humberto Duarte -que presenció el evento desde el balcón de la Câmara- a favor de "la apertura, necesaria y obligada", de la vía desde Pocinho hasta Barca d'Alva-La Fregeneda-La Fuente de San Esteban-. Así lo manifestó a NOTICIASCYL en un apartado al finalizar el desfile. Son ya muchas las voces desde las diversas instituciones que se levantan como una sola voz a favor de la apertura de este trazado en una zona vaciadas y con claros síntomas de despoblación y abandono.


Ya en la alegoría del desfile, los aromas y los sabores se mezclaban con el deslumbrante paisaje que el concejo de Vila Nova de Foz Côa ofrece. Los montes y los valles, a esta altura del año, se visten de un manto blanco y rosa, como anunciando la primavera. Los habitantes de Foz Côa (otro patrimonio inmaterial), se preparan para recibir a miles de turistas, originando, naturalmente, el contacto con los valores etnográficos y culturales de esta región, con su historia y con la muestra de la tradición que es la esencia de las gentes durienses.


Sin duda alguna, una fiesta que abre el ciclo de primavera, de flores y frutos, de vendimias y mostos y vino… y ancestralidad en estas ciudades y aldeas de interior… Con la música de Rouxinol Fanducho y los fuegos articiales, que son como flores en el cielo, solo queda el recuerdo y la vida de cada día… los menús del amigo André Figueirinha - que es de Almendra y marchaba para Lamego- y el siempre añorado Douro/Duero, ay!


GALERÍA DE FOTOS DEL DESFILE ALEGÓRICO 2020