Medinaceli celebra su Toro Jubilo pese a las protestas antitaurinas

Hubo tensión en el municipio soriano antes de la celebración del festejo

Imagen del Toro Jubilo. Fotografía: Europa Press.

La localidad soriana de Medinaceli volvió a festejar el ritual del Toro Jubilo, un festejo marcado por la polémica desde hace unos años, lo que volvió a llevar a un centenar de personas vinculadas con grupos antitaurinos y una presencia policial sin precedentes, que se saldó con 22 denuncias, 15 de ellas activistas que participaron en la protesta.

Cerca de un centenar de manifestantes en contra del Toro Jubilo intentaron acceder a la plaza de Medinaceli con el objetivo de evitar el festejo, aunque la fuerte presencia de Guardia Civil, Policía y Antidisturbios, algunos llegados desde Zaragoza, impidieron su acceso.

La noche acabó con la celebración del ritual y sin altercados destacables, salvo 22 denuncias, 15 de ellas por alteración al orden público protagonizadas por antitaurinos, 5 por positivo en control de alcoholemia y dos pos consumo de estupefacientes, según han informado a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Lejos de estos altercados Medinaceli volvió a celebrar el Toro Jubilo con Mancheguito como protagonista y con miles de personas como testigo de esta tradición de la que se dice es el primer festejo del toro con fuego.

Peñas taurinas de Soria, Guadalajara y cerca de 30 vecinos de Tordesillas (Valladolid), que aprovecharon la noche para reivindicar el Toro de la Vega, entre otros colectivos, mostraban su apoyo.

En los alrededores de la plaza, decenas de personas se quedaban sin poder entrar a ver el ritual porque los vecinos del pueblo solicitaban “invitación o acreditación” para poder acceder.

Con algo de retraso, sobre las 23.40 horas, diez minutos más tarde de los previsto, salía el toro a la plaza para someterse al ritual del embadurnamiento en barro para minimizar los efectos del fuego, y la colocación de las dos antorchas, todo ello realizado por los jóvenes del pueblo.

Apenas 15 minutos después se le prendía fuego a las antorchas y Miguel cortaba la maroma entre aplausos para dar paso al festejo en el que el toro permanece en la plaza hasta que se le apagan las dos bolas.
La primera de ellas no tardó en dejar de arder, sin embargo fueron necesarios 25 minutos para que la segunda de las antorchas se quedara a oscuras, antes de dar paso a una explosión de aplausos y de fuegos artificiales.

Con la ayuda de una vaca, regresaba ‘Mancheguito’ al corral ajeno a la fiesta que los medinenses tenían por delante durante toda la noche.
Protestas antitaurinasCerca de un centenar de antitaurinos protestaron en la noche de ayer contra el Toro Jubilo de Medinaceli, por la parte de maltrato animal que el festejo conlleva.

Una convocatoria prevista y conocida por vecinos del pueblo, y también por las fuerzas de seguridad ya que Medinaceli anoche registró una presencia policial sin precendentes. Controles, decenas de patrullas de Guardia Civil y furgones de Policía evitaban que hubiera actos de violencia que lamentar.

Enfrentamientos

Lo que fue difícil evitar fueron los conflictos entre los defensores del Toro Jubilo, principalmente medinenses, y los activistas. Dos horas antes del inicio del ritual, se dejaron notar en la zona baja del pueblo, aunque finalmente consiguieron acceder a la zona alta.

Al grito de “Medinaceli vergüenza nacional”, “tauromaquia abolición”, “la cultura no es cultura”, “maltrato animal al código penal”, “si el toro no sufre ponte tú” o “Mancheguito no estás solo”, intentaron acceder a la plaza por cada una de las entradas.

En uno de los accesos a la plaza llegaron los enfrentamientos entre los activistas, frenados por una barrera policial, y varios vecinos que pasaban por la calle para ver el festejo, recibidos con gritos de “maltratadores, cobardes y asesinos” o “disfrutad de la fiesta que os quedan pocas”.

Estos gritos alteraron a los medinenses protagonizando uno de los momentos más tensos de la noche.

Los antitaurinos intentaron acceder por las múltiple entradas sin éxito. El amplio dispositivo policial lo impidió, aunque alguno de ellos entro a la plaza e incluso logró saltar hasta el ruedo.

En una de las entradas, cercana al paseíllo por donde sale el astado, los activistas lograron hacer presión y mover las vallas para acceder en el momento en el que el toro salió al ruedo, pero fueron detenidos por la acción policial. El cerca de centenar de activistas recriminó a la Policía que no les dejaran pasar y que apoyaran al festejo.
Lejos de estos momentos de tensión, Medinaceli volvió a celebrar ritual sin altercados destacables.

No hay comentarios

Dejar respuesta