Diputación de Soria quiere llegar a los nueve parques de Bomberos

El equipo de Gobierno de la institución provincial presentará en el pleno del jueves una moción para la reordenación del servicio

El equipo de Gobierno de la Diputación Provincial presentará en el Pleno de mañana una moción que permita avanzar en la definición de un nuevo modelo más eficiente del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento en la provincia de Soria.

El presidente de la Diputación, Luis Rey, ha explicado que la intención es pasar de los cinco parques actuales a un total de nueve, de tal modo que ninguna zona habitada de la provincia quede a más de media hora de un parque.

En la actualidad, además de los parques de Ágreda, Ólvega, San Esteban, Almazán y El Burgo, hay acuerdos con los Ayuntamientos de Vinuesa, San Leonardo, San Pedro y Arcos de Jalón.

La propuesta de la Diputación plantea parques en la zona de Tierras Altas, Moncayo, Gómara, el Jalón, Almazán, Soria (parque central), Ribera, Pinares Altos y Pinares Bajos. A esos nueve, se sumarían dos parques mixtos en la zona del Amogable y Bayubas-Berlanga, operativos en verano.

En la moción se insta también al Ayuntamiento de Soria y a la Junta de Castilla y León a constituir una mesa de trabajo a la mayor brevedad posible para aumentar la eficiencia del servicio sin que suponga una gran variación económica.

Rey ha explicado que en la actualidad la suma del coste de estos servicios del Ayuntamiento, la Junta y la Diputación asciende a 3.392.000 euros de euros, a falta del dato de Seguridad Social del Ayuntamiento, y con la propuesta que planea la Diputación, el servicio pasaría a costar 3.692.000 euros. Considera el presidente que 300.000 euros más no es una gran diferencia.

En cuanto a la dotación de personal, los parques de Pinares Altos, Pinares Bajos, la zona del Jalón, de Gómara y Tierras Altas contarían con cuatro profesionales. El parque del Moncayo estaría dotado con ocho profesionales y los de Almazán y Ribera con seis. Por su parte, los parques mixtos estarían dotados de cuatro profesionales cada uno. Estos últimos pasarían en invierno a los parques de la Ribera, Almazán y los dos de Pinares.

El presidente de la Diputación ha querido aclarar también que aunque la propuesta provincial persigue una mayor profesionalización del servicio, “no quiere excluir el campo de los voluntarios. Es bueno que siga existiendo esa figura por el apoyo que prestan y por lo que supone también de conciencia ciudadana el que haya voluntarios en esta materia de extinción de incendios o en cualquier otra de protección civil”.

No hay comentarios

Dejar respuesta