Procesión del Cristo de la Vela de Salamanca

Como ocurre cada año, la procesión a comenzado a las 5 de la tarde con la Hermandad del Silencio

Este Sabado Santo, a pocas horas de la celebración de La Resurrección, desde la Iglesia parroquial de San José Obrero, en el barrio de pizarrales, hemos podido volver a ver desfilar en procesión al Cristo de la Vela (1920), un crucificado anónimo que procedía del Colegio de las Trinitarias y que llegó a la parroquia del barrio de Pizarrales, desde donde ahora se le procesa devoción y se le muestra anualmente en esta procesión.

Como ocurre cada año, la procesión a comenzado a las 5 de la tarde con la Hermandad del Silencio, con su característica vestimenta de túnica negra, el emblema bordado en el pecho y los capuchones y las esclavinas en color rojo, apadronando la comitiva.

Al Crucificado le acompañan tambien las figuras de “La Palabra de Dios”, una biblia abierta, tallada en madera por Enrique Orejudo, en la que podemos leer “Padre en tus manos encomiendo mi espíritu” que es portada por niños de la Cofradía en andas de carga exterior; y la Virgen del Silencio, de Enrique Orejudo, que muestra una dolorosa con la mirada perdida, que vuelve del sepulcro con las manos vacías.

El itinerario comenzó en la Parroquia de Jesús Obrero, continuó por carretera de Ledesma, Valverdón, avenida de Villamayor, plaza de la Fuente, Fuente, Santa Teresa, plaza de Los Bandos, Zamora, Plaza Mayor. Tras el paso por el ágora central de la ciudad, el desfile continuará de regreso por plaza del Poeta Iglesias, Quintana, plaza del Corrillo, Juan del Rey, Prado, Prior, plaza Monterrey, Bordadores, Úrsulas, Campo de San Francisco, Abajo, Arriba, plaza de la Fuente, paseo de Carmelitas, avenida de Villamayor, Valverdón, carretera de Ledesma e iglesia de Jesús Obrero.

No hay comentarios

Dejar respuesta