Desarticulado un grupo criminal que sustraía maquinaria industrial mediante estafas

Operaba en distintas provincias, especialmente en las provincias de Ávila, Segovia, Toledo, Ciudad Real y Madrid

La Guardia Civil ha desarticulado un grupo criminal especializado en la sustracción de maquinaria industrial por medio de estafa y que operaba en distintas provincias, especialmente en las provincias de Ávila, Segovia, Toledo, Ciudad Real y Madrid. La actuación, que se ha realizado en el marco de la operación ‘Cebreros-Zombie’, se ha llevado a cabo de modo conjunto por el Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valdepeñas (Ciudad Real), y el Área de Investigación del Puesto Principal de la Guardia Civil de Navalcarnero (Madrid).

Los agentes han logrado detener a los integrantes de un grupo organizado asentado en Madrid y Toledo, especializado en el robo de maquinaria industrial, que actuaba en varias provincias del territorio nacional, y que presuntamente realizaba estafas para apropiarse también de maquinaria pesada, que luego alquilaban a nombre de terceras personas sin llegar a devolverlas a sus legítimos propietarios.

La investigaciones se pusieron en marcha a mediados del año 2015, al detectar varias denuncias de empresas dedicadas al alquiler de maquinaria de obra, y se empezó a trabajar conjuntamente desde Valdepeñas y Navalcarnero, con la intención de detener a todos los integrantes del grupo criminal y recuperar toda la maquinaria robada hasta entonces, como han señalado fuentes de la Subdelegación del Gobierno de Segovia.

Tras las investigaciones, se ha sabido que el grupo utilizaba documentación falsa o sustraída, siendo una de las principales identidades utilizadas la de una persona fallecida, para alquilar maquinaria de obra de gran valor, como generadores industriales, rodillos, excavadoras o compactadoras a diferentes empresas especializadas, y almacenarlos en una finca o domicilio hasta contactar con una cartera de receptadores de origen marroquí, que finalmente daban salida a dichos efectos y los trasladaban en pequeños camiones y furgonetas de chatarra hasta Marruecos.

Durante la operación se ha intervenido documentación relacionada con los cabecillas, así como numerosos efectos procedentes de los robos que superan el valor de dos millones de euros, tales como generadores para riego de gran potencia, grupos electrógenos, rodillos compactadores y de lanza, retroexcavadoras, mini palas excavadoras, compresores de mano y de remolque, carretillas elevadoras y motores, equipos topográficos profesionales, valorados cada uno en más de 50.000 euros, o un camión tipo trailer con cinco generadores electrógenos.

Además, en uno de los registros que se efectuó en la finca utilizada por el cabecilla del grupo, los investigadores encontraron más de diez kilogramos de marihuana en cogollo envasada para la venta, cuatro kilogramos de opiáceos (heroína, morfina y codeína) y cinco kilogramos de sustancias de corte para la adulteración de diferentes sustancias estupefacientes, por lo que se le imputa un delito contra la salud pública de tráfico de drogas.

El grupo lo componían 20 personas de origen español y magrebí, con edades comprendidas entre los 20 y los 49 años, residentes en las provincias de Madrid y Toledo, y a quienes por estos hechos se les imputan 89 hechos delictivos, consistentes en delitos de robos con fuerza, receptación, estafa, usurpación de identidad, falsificación de documentos y pertenencia a grupo criminal, cometidos por toda la geografía española, especialmente en las provincias de Ávila, Segovia, Toledo, Ciudad Real y Madrid. Los detenidos han pasado a disposición de la autoridad judicial competente, quien ha decretado el ingreso en prisión del cabecilla del grupo.

No hay comentarios

Dejar respuesta