Absuelta tras ser acusada de abusar sexualmente de su sobrina

Se ha aplicado el principio "in dubio pro reo", al considerarse que no había pruebas suficientes para culpar a esta mujer de 44 años.

Audiencia provincial de Segovia.

La Audiencia Provincial de Segovia ha absuelto a una mujer de 44 años, S.F.S., que había sido acusada de un delito de abusos sexuales sobre una sobrina menor de edad, según informan fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

La sentencia especifica que existe una “duda racional” sobre la autoría de los hechos que se atribuyen a la acusada, por lo que el tribunal ha aplicado el principio “in dubio pro reo”, al considerar que las pruebas practicadas no se pueden apreciar como suficientes para condenar a S.F.S. por el delito que se le ha atribuido.

El Ministerio Fiscal había solicitado una pena de once años de prisión para la acusada, al calificarla como cooperadora necesaria de un delito de abusos sexuales sobre la menor, que era su sobrina.

La menor estuvo internada en un centro dependiente de la Junta de Castilla y León desde el 13 de diciembre de 2010, ante la falta de atención debida de sus padres biológicos. Desde el 28 de septiembre de 2011 estuvo en acogimiento familiar preadoptivo con una familia que finalmente fue propuesta como adoptante, según la resolución del 30 de mayo de 2012.

Cuando la situación aún era de familia acogedora, la madre adoptante informó a la coordinadora del caso que la niña había relatado un episodio de tocamientos por parte de S.F.S., correspondiente a la época en la que aún vivía con su madre biológica.

No obstante, el relato de esa confesión que, como testigo en el juicio, efectuó el padre adoptante difiere del de la madre adoptante, por lo que la sentencia señala que “incurren en contradicción” sobre el momento y la forma en la que la menor contó los hechos que luego fueron denunciados.

Asimismo, el tribunal indica que la conclusión del informe psicosocial “tampoco es concluyente ni contundente” respecto a la verosimilitud del relato de la niña y solo se califica como “probablemente creíble”.

En el juicio se ha aclarado que podría ser el producto de una “vivencia” de la menor sobre “algo que vio en otra persona y que no padeció”, pero que convirtió en “una vivencia no sufrida” y solo vista en un tercero.

Por otro lado, la sentencia también argumenta que la menor no ha sido capaz de aportar datos detallados “que pueden ser considerados sencillos”, relacionados con el aspecto físico del presunto autor material del abuso sexual.

Por eso, el tribunal ha aplicado la jurisprudencia y ha optado por la posibilidad menos gravosa para la acusada y ha considerado que su autoría en los hechos objeto de acusación no ha quedado probada.

No hay comentarios

Dejar respuesta