Vuelven a casa los vecinos de los bloques colindantes al incendiado

Según la autopsia, la mujer fallecida sufrió una intoxicación por inhalación de humo

Los vecinos de los bloques colindantes con el edificio de la calle Coca número 5 de Segovia, donde la pasada noche se ha producido una explosión y posterior incendio que ha causado el fallecimiento de una mujer, ya han regresado a sus casas, según han señalado fuentes del Ayuntamiento de la capital segoviana.

La alcaldesa de la capital, Clara Luquero, ha calificado el edificio del número 5 de “inservible” actualmente, por lo que ha señalado que las personas que lo habitaban “no van a poder volver” y serán los informes técnicos los que determinen si es posible una reconstrucción o hay que acometer su demolición.

Los vecinos de este bloque han regresado a las casas en las que se puede entrar, a excepción de las del primer piso, donde se ha producido la explosión, para recoger objetos personales -medicación, documentación, dinero si tienen, objetos de valor, ropa indispensable-.

En las viviendas menos afectadas ha entrado un vecino acompañado por un bombero, mientras que en las que han sufrido más daños pero aun se puede acceder entra solo el funcionario del Cuerpo, que recoge las cosas según las indicaciones de los residentes.

Fuentes municipales han precisado que el número 5 tenía 18 viviendas, de las que 15 estarían habitadas, según las primeras informaciones.

Asimismo, han apuntado que la autopsia de la mujer fallecida apunta que la causa de la muerte ha sido la inhalación de humo. Su marido, que dormía en una habitación diferente, está ingresado en el Hospital General de Segovia.

En las primeras horas de la mañana de este domingo, el Consistorio se han puesto en contacto con un bar cercano, situado en la avenida Vía Roma, para que abriese su local y sirviese algunas bebidas calientes a los desalojados, como también ha explicado la regidora.

Luquero ha destacado que la mayoría de los habitantes de ese número 5 de la calle Coca son personas mayores, que han mostrado preocupación por su medicación, por lo que la Concejalía de Servicios Sociales y la Junta de Castilla y León se han coordinado para facilitársela, gracias a los historiales médicos. La alcaldesa también ha recalcado la colaboración de la Asociación de Vecinos La Parrilla, del barrio de San Lorenzo.

Según la versión de Luquero, además del número 5, inicialmente fueron desalojados los números 1 y 3 de la calle Coca. Los moradores de ambos inmuebles ya han regresado a sus viviendas, como ha indicado la alcaldesa. Entre los evacuados del número cinco hay un bebé de un mes, a cuya familia se le ha facilitado alimento y pañales para su cuidado.

Varios de los evacuados de ese número 5, en su mayoría personas mayores, se instalarán con familiares. Para el resto, el Ayuntamiento se ha puesto en contacto con hostales y hoteles de la ciudad.

Ante el elevado grado de ocupación de esos establecimientos en estos días, Clara Luquero ha recordado la existencia del albergue de peregrinos del barrio incorporado de Zamarramala y ha hecho hincapié en que “estas personas no se van a quedar en la calle.

No hay comentarios

Dejar respuesta