El Ayuntamiento segoviano busca alojamiento para los afectados por la explosión

Día muy triste para la capital segoviana

Así ha quedado el número 5 de la calle Coca tras la explosión de una bombona de butano. Fotografía: Europa Press.

El Ayuntamiento de Segovia ha explicado este domingo que, de las 28 personas que han quedado sin vivienda debido a la explosión y posterior incendio ocurridos en un edificio de la calle Coca, en el barrio de San Lorenzo, 20 han necesitado ser realojadas con intervención del Ayuntamiento, mientras que el resto lo han hecho con familiares o amigos.

Fuentes municipales han definido este domingo como un día “triste y duro para la ciudad” tras la explosión registrada la pasada madrugada. Por ello, el Ayuntamiento ha decretado tres días de luto oficial.

La explosión, según señalan las mismas fuentes, fue ocasionada, “a la espera de lo que determine la investigación que lleva a cabo Policía Nacional”, por una bombona de gas butano en una vivienda del primer piso del número 5 de la calle Coca y ha dañado seriamente a todo el edificio.

En el interior hubo que rescatar el cadáver de una mujer de 82 años y a dos varones que resultaron heridos, uno de gravedad por quemaduras que fue trasladada a Valladolid y otro que ingresó en el Hospital General de Segovia. Además, varios bomberos tuvieron que ser atendidos en el lugar de los hechos, mientras que otro era trasladado al Hospital General junto a dos policías locales por inhalación de humo.

En los instantes posteriores al siniestro se procedió a desalojar a los residentes tanto del número 5 como a los de los dos colindantes, aunque los vecinos de los portales 1 y 3 han podido regresar a sus casas a primera hora de la tarde de este domingo, después de la revisión del Servicio de Bomberos, que comprobó que los inmuebles no revestían peligro.

Finalmente se han visto afectadas las 18 viviendas del número 5, 15 de ellas con un total de 28 inquilinos que han quedado sin hogar. De ellas, 20 han necesitado ser realojadas con intervención del Ayuntamiento, mientras que el resto lo han hecho con familiares o amigos.

bomberos-segovia

A dos de las familias se les ha trasladado a una vivienda municipal y a otra de Cáritas, mientras que al resto el Ayuntamiento les ha facilitado alojamiento en un hostal en régimen de pensión completa. A todos, Servicios Sociales les proporcionará una atención integral.

Las labores de emergencias comenzaron en torno a las 5.20 horas de este domingo, cuando la llamada de un vecino a la Policía Local indicaba que se había producido un gran estruendo, “como si un andamio se hubiera desplomado”, por lo que se puso en alerta a los servicios de seguridad y en marcha el protocolo de emergencia para situaciones como estas, en las que intervienen, además de la Policía Local, los Bomberos, la Policía Nacional y los servicios sanitarios de la Junta.

Con ellos, desde el primer momento, según fuentes municipales, han estado la alcaldesa, Clara Luquero, y los concejales de Protección Civil, y Obras y Servicios, Ramón Muñoz-Torrero y Paloma Maroto, respectivamente, a los que se sumaron otros miembros del equipo de Gobierno, como el concejal de Servicios Sociales, Andrés Torquemada, la edil de Deportes, Marian Rueda, el de Educación y Juventud, Álvaro Serrano, y el de Urbanismo, Alfonso Reguera, para hacer frente a las necesidades.

El dispositivo se completa con el personal municipal de Servicios Sociales encargado de coordinar el plan de atención a quienes eran desalojados de sus casas en un primer momento (los vecinos de los números 1 y 3) y a quienes han perdido su hogar (los inquilinos del número 5).

En un primer momento, todas las personas desalojadas fueron atendidas y acogidas gracias a la colaboración de la Asociación de Vecinos de San Lorenzo, que abrió las puertas de su local situado en la calle Anselmo Carretero y del pub Celia, situado en la avenida Vía Roma. Después, un autobús urbano les acercó a las aulas situadas junto al pabellón Pedro Delgado, donde se estableció el dispositivo de coordinación para poder atender a las personas afectadas y proporcionarles todo lo básico y necesario (desde medicinas a biberones y comida), ya que habían abandonado sus viviendas sin nada.

Los técnicos valorarán ahora el estado del edificio en el que se ha producido la detonación y decidirán si es posible su reconstrucción o es necesario su derribo.

Por último, el Consistorio ha querido destacar la rapidez, eficacia y coordinación de todos los cuerpos y fuerzas de seguridad, bomberos de Segovia, servicios de emergencias sanitarios de la Junta, Cruz Roja, y personal municipal de los distintos departamentos implicados, así como agradecer la colaboración de ONG, asociaciones de vecinos, establecimientos hosteleros y en conjunto de toda la ciudadanía.

No hay comentarios

Dejar respuesta