Jessika Ponchet vence en la final femenina de El Espinar

La madrileña De la Torre protagonizó su segunda final consecutiva en Segovia

La nueva campeona del ITF Pro Circuit Open Castilla y León Villa de El Espinar es la jugadora de Bayonne Jessika Ponchet, que derrotó a la hasta entonces titular del trofeo, la madrileña Rocío De la Torre.

La francesa, 547ª del ranking WTA y tercera cabeza de serie del cuadro segoviano, y única tenista que ha disputado las finales de las dos competiciones, individual y dobles -en la que acabó subcampeona-, se adjudicó el título internacional espinariego, los 12 puntos ITF y los 1.568 dólares, como campeona individual.

Ponchet salió bien parada de un primer set, sobre todo, a partir del noveno juego y completó este parcial con la rotura de servicio a la española.

En el segundo set, la joven francesa -de 19 años- tomó clara ventaja y también acabó imponiéndose, cerrando un marcador de 6/4 y 6/2 en 62 minutos.

De la Torre (719ª) logró, no obstante, inscribir su nombre en la final de las dos primeras ediciones de esta competición.

Con Ponchet se repitió la presencia francesa en la final internacional femenina (De Bernardi en 2015), y su título en El Espinar se suma a los cosechados por sus compatriotas Raoux, Gilbert (en dos ocasiones), Golmard, Saulnier, Mutis, Mathieu, y Mannarino en el torneo ATP masculino.

La campeona tuvo a gala dirigirse a todos, micrófono en mano, en español, para agradecer a la organización el torneo y para celebrar su éxito.

Ponchet: “Estoy muy feliz. Ha sido un gran torneo. Las condiciones de hoy no eran muy buenas (por el viento racheado) pero, al parecer, no he jugado tan mal porque he acabado ganando. Me siento muy bien jugando aquí, me encanta España, y Biarritz, que no está muy lejos de España. Espero ganar también en Barcelona, en el torneo que jugaré en tres semanas. Me gustaría estar entre las 200 o 300 mejores del ranking. Creo que eso estaría bien”.

De la Torre: “Ha sido complicado. Yo creo que el viento me ha jugado una mala pasada, me ha costado un poco encontrarme en la pista. Quizá me he conformado un poco, por estar en la final, que no era un objetivo para nada. Aunque no he jugado muy bien, he estado muy cerca. En el primer he estado cerca de ponerme 5-4 arriba y eso hubiese cambiado el partido. Estoy contenta pero tengo un sabor agridulce, si pierdes haciendo las cosas bien pues bueno, pero no han salido las cosas. Te vas un poco triste pero tampoco una puede ser injusta consigo misma. Ahora, voy al torneo nacional de Béjar”.

No hay comentarios

Dejar respuesta