Un vecino de Salamanca, detenido en la AP-9 con 8.000 ansiolíticos

La Guardia Civil detiene a dos varones, uno vecino de Salamanca, en la AP-9 con 8.000 ansiolíticos adquiridos con recetas falsas

La Guardia Civil interviene 8.000 ansiolíticos en la AP-9./ GUARDIA CIVIL

Agentes de la Guardia Civil han detenido por delitos contra la salud pública y de falsificación de documentos a dos personas, una de ellas vecina de Salamanca, que fueron interceptadas en un control de carreteras en la AP-9 cuando transportaban en su vehículo casi 8.000 comprimidos de ansiolíticos que supuestamente adquirieron con recetas falsas.

Tal y como ha informado el Instituto Armado, los hechos ocurrieron en la madrugada del miércoles, cuando en un control que realizaba la Unidad de Seguridad Ciudadana en la autopista AP-9, a la altura del peaje de Vilaboa (Pontevedra), fue interceptado un turismo Alfa Romeo 147 con dos ocupantes en su interior.

El conductor, un ciudadano marroquí residente en Salamanca de 33 años e iniciales A.S., y su acompañante, J.M.G.G., de 48 años y natural de Algeciras –quien no llevaba más identificación que una tarjeta de asistencia sanitaria–, se mostraban nerviosos y daban respuestas incoherentes, por lo que ellos y el vehículo fueron sometidos a un minucioso cacheo y registro.

Así, se descubrió que el conductor llevaba 1.315 euros en un bolsillo y se encontraron un rollo de film transparente en una maleta y 800 euros en billetes de 100 bajo la funda del volante. Además, se hallaron 64 recetas supuestamente falsificadas, en las que constaba la firma y sello de un reconocido psiquiatra de Madrid.

Asimismo, en dos de las ruedas se localizó una importante cantidad de blísters con comprimidos de Rivotril –un fármaco con propiedades ansiolíticas e hipnóticas– empaquetados en lotes, concretamente había 515 blísters con 7.725 pastillas. Supuestamente, dichos comprimidos fueron adquiridos en farmacias de distintas localidades usando las recetas falsas.

Por todos estos hechos, los dos ocupantes fueron detenidos por delitos contra la salud pública y de falsificación de documentos. Tras prestar declaración en la Comandancia de la Guardia Civil, ambos fueron puestos en libertad con la obligación de comparecer ante el juzgado de Instrucción de Cangas, en funciones de guardia, cuando les sea requerido.

No hay comentarios

Dejar respuesta