Marcos Ana será despedido en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid

Fue uno de los presos que más tiempo pasó en las cárceles del franquismo

Foto: Europa Press

El poeta salmantino y ex preso del franquismo Marcos Ana, fallecido este jueves a los 96 años, será despedido este sábado en el Auditorio Marcelino Camacho de Madrid a partir de las 11 horas, según ha informado el PCE, en el que militaba.

Además, habrá un acto de homenaje con personalidades del mundo de la cultura e intervenciones musicales a las 17.00 horas en el mismo auditorio.

Fernando Macarro Castillo –que adoptó el seudónimo Marcos Ana recuperando los nombres de sus padres–, uno de los presos que más tiempo pasó en las cárceles del franquismo, falleció este jueves en el hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Nacido en enero de 1920 en la pedanía de San Vicente, en el municipio salmantino de Alconada, en el seno de una familia de origen humilde, cumplió durante el franquismo 23 años de cárcel, los últimos 16 en la prisión de Burgos, de la que salió en 1962.

De formación autodidacta, fue durante su etapa en prisión cuando empezó a escribir sus primeros poemas bajo el pseudónimo de ‘Marcos Ana’. En ellos, este militante comunista animaba a combatir la dictadura a través de la palabra y le sirvieron para labrarse una fama como símbolo de la cultura y el compromiso social.

Tras su liberación, huyó a Francia y no regresó a España hasta la aprobación de la amnistía de 1976. Fue combatiente activo en defensa de la República, comisario político de la 44 Brigada Mixta y muy conocido por su papel en la solidaridad internacional con los presos durante el franquismo, dirigió desde Paris el Centro de Información y Solidaridad (CISE) con Pablo Picasso de Presidente de Honor.

Su obra como escritor y poeta está compuesta por obras como ‘Poemas desde la cárcel’, publicado en Brasil en 1960, ‘España a tres voces’, publicado en Argentina en 1963, o ‘Las soledades del muro’. En 2007 publicó sus memorias, con el título ‘Decidme cómo es un árbol’.

El Gobierno de España le concedió las medallas de oro al Mérito de Trabajo (2009) y al Mérito de Bellas Artes (2011). Además, fue reconocido en 2010 con el Premio René Cassin de Derechos Humanos que concede el Gobierno Vasco por su actitud al salir de prisión, al defender “la paz y el diálogo” y rechazar “cualquier deseo de venganza”.

No hay comentarios

Dejar respuesta