Global Exchange cerró 2016 con beneficio antes de impuestos de 9,7M€

Este año concluye su plan estratégico 2012-2016 multiplicando por cuatro el beneficio antes de impuestos. En 2016 ha atendido a casi cinco millones de clientes en todo el mundo, casi el doble que en 2012. Ha abierto oficinas en tres nuevos países: Australia, Rusia y Dinamarca. Amplía su presencia en Brasil con la apertura de oficinas en el aeropuerto de Rio de Janeiro

Una oficina de Global Exchange

La empresa salmantina Global Exchange, especializada en el cambio de divisa, cerró el ejercicio económico de 2016 con un EBITDA de 13 millones de euros y un beneficio antes de impuestos de 9,7 millones de euros.

Según los datos aportados por la firma, Global Exchange gestionó en 2016 un volumen de compraventa de divisas de 826 millones de euros, lo que representa un incremento del 26,3 por ciento en comparación con el año anterior.

“Esta cifra se ha visto impulsada por el aumento en el número de clientes atendidos, situándose en 4,8 millones de clientes en todo el mundo”, han indicado desde Global Exchange, que ha reconocido que, a pesar de estos “positivos datos”, los resultados económicos se han visto mermados por la “influencia negativa” de los tipos de cambio y por una “significativa inversión” en su expansión internacional al afrontar la apertura de 55 oficinas, lo que ha supuesto un incremento de 2,3 millones de euros de gastos en la cuenta de resultados de la compañía.

El presidente de Global Exchange, Isidoro J. Alanís, ha destacado el “valor positivo” de los resultados del ejercicio 2016 marcados por el crecimiento orgánico de la compañía y la entrada en nuevos mercados estratégicos como Australia, Dinamarca y Rusia.

“Con estas nuevas aperturas nos hemos consolidado como una de las tres compañías más importantes de cambio de divisas a nivel mundial, con presencia en los principales aeropuertos internacionales de los cinco continentes”, ha concluido Alanís.

Según sus datos, la entidad cerró el 2016 con 235 oficinas distribuidas en 55 aeropuertos internacionales en 20 países. En 2016, además de su entrada en Australia con 21 oficinas en el aeropuerto internacional de Sídney, continuó su expansión por Europa con varias aperturas en Dinamarca, en los aeropuertos de Copenhague y Billund, y en Rusia, donde abrió cinco sucursales en los tres principales aeropuertos del país, lo que consolida su sólida apuesta por el viejo continente.

Por último, en América Latina, “donde Global Exchange mantiene su liderazgo en el cambio de divisa”, destaca la apertura de ocho nuevas oficinas en el aeropuerto internacional de Río de Janeiro en Brasil.

Para la empresa, los resultados de 2016 consolidan el “crecimiento espectacular” de los últimos cuatro años, enmarcado en el Plan Estratégico 2012-2016 de la compañía, “que se ha completado con un balance muy positivo”.

No hay comentarios

Dejar respuesta