El PSOE urge a Mañueco un Plan contra la pobreza energética

El Pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobaba hace más de un año la iniciativa del PSOE para poner en marcha un Plan estratégico en el que se incluía una línea de ayudas a las familias para paliar el riesgo de pobreza energética entre otra serie de actuaciones. Plan que debería haberse puesto en marcha en el invierno pasado y que el alcalde tiene guardado en el cajón de los olvidos e incumplimientos.

Los concejales socialistas Fernando Vegas y José Luis Mateos

El Grupo Municipal Socialista ha interpelado hoy, en la sesión de la Comisión de Bienestar Social celebrada hoy en el Consistorio salmantino, al equipo de gobierno municipal encabezado por Mañueco sobre si en la capital salmantina existe un convenio, acuerdo o cualquier otro tipo de medida por el que las compañías de suministro de servicios básicos como la luz, el agua o el gas, tengan la obligación de comunicar al Consistorio los cortes de este tipo de suministros que se producen en viviendas particulares de la capital salmantina, cuántos de estos avisos o comunicaciones se han producido en los últimos años en caso de que los hubiera habido, y cuál ha sido el protocolo que se ha seguido una vez tenido conocimiento de ellos.

Ante la ausencia de respuesta en este sentido por parte de la concejala delegada competente en esta materia, el Grupo Municipal Socialista ha instado al equipo de gobierno municipal a acordar o firmar un convenio de estas características con las empresas suministradoras de servicios básico en caso de que no existiera, algo que ya se produce y está recogido en algunas legislaciones y normativas de otras ciudades y Comunidades Autónomas, iniciativa que el PSOE llevaría para su aprobación al próximo Pleno, además de exigir la puesta en marcha, de una vez por todas, del Plan estratégico aprobado hace más de un año dirigido a paliar y combatir la pobreza energética.

Un Plan que fue llevado al Pleno del Ayuntamiento de Salamanca celebrado en el mes de octubre del año pasado, donde fue aprobada por unanimidad. En ese mismo Pleno el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, adquiría el compromiso de ponerlo en marcha en el plazo de dos meses y, transcurrido más de un año, nada se ha hecho, nada se ha puesto en marcha.

La propuesta del PSOE tenía como objetivo, y sigue teniendo ahora, evitar los impagos en los hogares y a las familias en riesgo de pobreza energética de servicios y suministros esenciales antes de que se produzcan, eliminando de esta forma el riesgo de cortes o la eliminación de este tipo de servicios, un objetivo y una necesidad que a día de hoy se mantiene y mucho más con la proximidad de un nuevo invierno.

La iniciativa socialista recoge además, entre otras actuaciones, la convocatoria de ayudas y los parámetros, las directrices concretas y las condiciones de gestión y de adjudicación de las subvenciones a las familias susceptibles de recibir o verse beneficiadas con este Plan en función de sus necesidades y niveles de ingresos. Contempla además propuestas para informar  a los ciudadanos sobre cómo afrontar esta situación y poder evitar el corte de los suministros de servicios esenciales, formarles en las maneras de reducir las facturas en este sentido y mejorar la eficiencia energética, y asesoramiento en relación a los derechos y a los recursos sociales.

El reciente suceso acaecido en Reus, con el fallecimiento de una anciana a casusa de un incendio provocado por una vela con la que tenía que iluminar su casa a causas de un corte en el suministro eléctrico ha puesto de relieve, por desgracia y de forma lamentable,  la necesidad de poner en marcha en la ciudad de Salamanca este Plan estratégico que los socialistas vienen reclamando desde hace mucho tiempo y que evite sucesos tan desgraciados como el antes reseñado, y que nunca deben producirse o deberían haberse producido.

En Salamanca a día de hoy se sigue detectado un aumento de hogares donde sus miembros viven la incapacidad de poder afrontar el pago de los servicios de energía y poder cubrir sus necesidades domésticas. Un problema que se va a agravar con la llegada del invierno y que va a volver a poner a muchas familias de la capital en  la disyuntiva de tener que elegir entre destinar  sus escasos ingresos a la subsistencia, como la alimentación, o por ejemplo el encendido de la calefacción.

No hay comentarios

Dejar respuesta