Erika de Souza ya está en casa

Erika de Souza regresa al Perfumerías Avenida donde cosechó grandes triunfos siendo muy querida por la afición salmantina

Casi como si de una historia cinematográfica se tratara, el destino ha querido que el lugar del que Erika se fue entre lágrimas sea, aeropuerto aparte, el primer lugar que pise en su nueva etapa en España: el pabellón de Würzburg, su CASA. Y es que en ningún lugar como en el hogar y al hogar ha regresado hoy Erika de Souza cuatro años después. Doce horas de vuelo, jet lag, cansancio, hambre, pero tenía que volver al feudo azulón, en una presentación “express” ante los medios cargada de emoción, de recuerdos y de buenos propósitos. La pasión de la brasileña ya se contagia desde el primer segundo de entrar en Salamanca.

“Con ustedes, Erika de Souza”, palabras del presidente Jorge Recio, “tan fácil como esto”, para presentarla. Sin embargo, el máximo mandatario azulón continuaba con un revelador “lo ha sido para este club. Hablar de Erika es hablar de Avenida, de su esfuerzo, de títulos, de su garra y de su baloncesto”. Tan claro como “era el único refuerzo soñado y se ha hecho realidad”, desvelaba Jorge Recio. Y es que a la carioca no ha habido que convencerla mucho, “lo ha puesto muy fácil”, según Recio. No será de rosas el camino para conseguir éxitos, “pero contigo, Erika, será un poco más fácil a pesar de que conozcamos nuestra humildad”, concluía,  porque “Erika es Erika”. Por su parte, el gerente de Avenida, Carlos Méndez recordaba que “se fue entre lágrimas porque amaba a este Club y a mí me hacía mucha ilusión que regresara. Siempre lo hemos intentado y ahora ella tenía claro que quería venir”.

La paliza de viaje cambió en Wúrzburg para Erika de Souza, aquí es feliz. Se le nota en la cara. “Estoy en mi casa”, tan corta frase pero tan profunda. Sus intenciones, “voy a dar lo máximo, mi entrenador seguro que me va a ayudar mucho para ello. El domingo voy a hacer lo que más me gusta: jugar al baloncesto”. Los retos que se le presentan, la apasionan “me gustan los desafíos, lo vamos a pasar muy bien. Si estoy en la cancha es para ganar títulos, no para pasar el tiempo”. Dentro de la cancha la recibirá su querida Marea Azul, “estoy deseando jugar en casa, son el sexto hombre, tengo ganas de ver al pabellón lleno”. Físicamente es Erika, “estoy bien, no he estado parada. He hecho acondicionamiento físico pero tengo ganas de baloncesto” y “no tengo miedo de la presión, tengo ganas de conocerlas a todas y estar en mi familia”, sentenciaba la brasileña.

El baloncesto lo jugará a las órdenes de su nuevo técnico, Miguel Ángel Ortega que la definía como “una jugadora que quiere al Club, la afición la quiere y tiene algo fundamental para mí, la pasión que es lo más importante en el baloncesto”. Reconocía Miguel que “seguramente ahora al llegar no va a ser la mejor Erika, pero ella quiere estar aquí y es el primer paso”. Llega un bastión fundamental para el interior, “en la pintura ha sido fundamental para este club y estoy muy contento de tenerla porque es de mi talante”. Hacía un inciso en ese punto Erika: “que quede claro que voy a por mi récord de rebotes, Luci ya estoy aquí de nuevo”.

No es aún Navidad pero este “regalo” que es Erika vuelve, a casa vuelve.

No hay comentarios

Dejar respuesta